Infórmate Diario

 

Domingo, 18 de agosto de 2019 | Año XIX | No: 6837 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 10:05 AM CDT, Aug 18, 2019
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv

Caribe mexicano: paraíso de sargazo

  • Escrito por Manuel Ortiz Escámez
  • Publicado en Reportaje

FD1111DE AA61 44F7 BF83 EBB552726B38

Playa del Carmen. — Es sábado al mediodía. En algunas de las principales playas del Caribe mexicano, los camastros y palapas de hoteles y restaurantes lucen vacíos debido al arribo masivo del sargazo. La imagen de estas playas de arena blanca y agua color turquesa comienzan a limitarse a la memoria colectiva, en las postales de los puestos de souvenirs y en la abundante publicidad que invita a turistas de todo el mundo a pasar unos días en un paraíso que ahora es inexistente.

 El sargazo es una macroalga marina, parda, que flota en la superficie mar. Sirve como alimento y refugio a algunas especies en el océano; sin embargo, estudios de la Universidad de Galveston, en Texas, y la Universidad Nacional Autónoma de México (Notimex 05-29-2019) señalan que la llegada masiva del sargazo a las playas de Quintana Roo, y otras regiones en México, debe entenderse como un desastre ambiental de carácter antropogénico, correlacionado a vientos y corrientes marítimas, así como al vertimiento de aguas residuales al océano y, por supuesto, al cambio climático.

En lugares que eran considerados paradisíacos como Tulum o Playa del Carmen, los pocos que se atreven a meterse al mar, ahora lo hacen en algo que se asemeja más a un pantano y no en una playa. En este pantano todavía juegan algunos los niños, a quienes poco les importa la viscosa y terrosa textura, el olor fétido o el color marrón del sargazo.

Otros, sobre todo adultos, ya ni siquiera lo intentan, se conforman con pasar un largo rato en la orilla, con la mirada clavada en el horizonte, como añorando la playa que algún día fue.

El olor del ácido sulfhídrico generado por la descomposición del alga es, por demás, nauseabundo. Se percibe insoportable cuando se arriba por primera vez a este lugar aunque, en la medida que pasa el tiempo, el olfato va acostumbrándose.

Se han tomado distintas medidas para hacerle frente al problema del sargazo. En este sentido, el gobierno federal tiene contemplado invertir 52 millones de pesos que han de focalizarse en el Caribe mexicano. Por su parte, la Secretaría de Marina-Armada de México tiene como tarea construir entre 10 y 12 sargaceras.

En las operaciones de superficie, la Semar emplea un Buque de Aprovisionamiento Logístico como plataforma de apoyo estratégico; un Buque de Investigación para operaciones de contención del sargazo; una Patrulla Oceánica, y una embarcación tipo Defender para apoyar en las barreras de contención. Adicionalmente, se refuerzan operativos terrestres de recolección donde se valen de trinches y carretillas.

En Playa del Carmen se observa que, en su mayoría, quienes enfrentan la ardua –y en apariencia imposible– tarea de remover con trinche y carretillas los crecientes cerros de sargazo, son mujeres.

Su jornada laboral es de ocho horas, las cuales la pasan encorvadas, con los pies mojados a merced de los intensos de rayos de un sol abrasador. Pareciera que desconocen que el contacto con el sargazo puede representar un riesgo para su salud ya que, en algunos casos, provoca alergias y posibles daños en la piel debido al ácido sulfhídrico y microorganismos que emanan del sargazo.

Estas trabajadoras deben cubrirse cuerpo y rostro para no quemarse, aunque al hacerlo, aumente su temperatura corporal y, con ello, las ponga en riesgo de insolación. Se les paga 200 pesos el día, y todavía así, su trabajo no termina en la playa.

Muchas de ellas, al terminar la jornada, vuelven a ser madres solteras o «amas de casa», por lo que continúan el resto del día realizando labores domésticas en sus hogares.

Reportajes

Protesta, ira y diamantina

Por Agustín Lozano /Foto: Isaías Hernández

México.- La protesta en el Metrobús Insurgentes de la noche del 16 de agosto donde llovió...

La triste historia de “El Black”

Por Agustín Lozano y Javier Lira

México.- La cofradía en un picadero, puede llegar a ser tan leal como letal. Los...

Líderes charros, los rescoldos del salinismo recalcitrante

Por Lucía Calderón

México.- Las estructuras de cinco sindicatos nacionales son inamovibles desde hace más de dos décadas...

Inhalantes, ritual de consumo en la calle

Por Ernesto Álvarez

México.- En la Ciudad de México la población en situación de calle de drogodependientes suele...

El dinero no alcanza, todo está muy caro

Por Teresa Velasco Ambrosio

México.- Las nubes obscuras presagian una fuerte lluvia por esta zona del oriente de la...

Caribe mexicano: paraíso de sargazo

Por Manuel Ortiz Escámez

Playa del Carmen. — Es sábado al mediodía. En algunas de las principales playas del...

¿Salario mínimo?, ¿qué es eso..? Lucha por sobrevivir en la Ciudad de México

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- De su monedero desgastado por el uso, doña Gloria saca unas monedas para pagar...

Tierra rica en atractivos, eso es Yucatán

Por Alejandra Pérez Bernal. Enviada

Estado que ofrece a los visitantes experiencias singulares MÉRIDA.- Con magníficos sitios arqueológicos, históricas ciudades virreinales...

Coyotes, extorsiones y muertes por acuerdo migratorio México-EUA

Por Janetzin Rodríguez-THE EXODO

México.- El acuerdo migratorio entre los gobiernos de México y Estados Unidos, en menos de un...