Infórmate Diario

 

Martes, 12 de noviembre de 2019 | Año XIX | No: 6923 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 6:26 PM CST, Nov 12, 2019
eszh-CNenfrdeitjaptru

Muro Sheinbaum, ¿envidia de Trump?

Francisco J. Siller

  • ·Los voy a acusar para que les den un zape: AMLO
  • ·14 lesionados y tres detenidos… Fueron liberados
  • ·¿Tanto miedo nos tienen que nos bloquean?: Anarcos

Paco SillerEse muro, al que Trump envidiaría y que amaneció en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Poco sirvió. El cinturón humano fue roto al ser agredido por los “anarcos”. Un centenar de integrantes del llamado Bloque Negro, los hizo huir en desbandada. Autoridades capitalinas contabilizaron 14 lesionados –la mayoría policías– y tres detenidos. ¿sabe donde están? 

En su casa porque los dejaron irse. Pero los policías seguían instrucciones desde la mañanera del miércoles. “Los voy a acusar con sus mamás, con sus papás, con sus abuelos…, porque estoy seguro que los abuelos, las mamás, los papás, no están de acuerdo, me dejo de llamar Andrés Manuel. Estoy seguro que los ven o los verían como malcriados, que no deben de andar haciendo eso, les darían hasta sus jalones de orejas, hasta sus zapes”.

Desde temprano se formó la valla de Camisetas Blancas –al frente “2 de Octubre no se olvida”; atrás “Cinturón de paz”– Por la madrugada se instaló además un muro con láminas metálicas para proteger monumentos y comercios. Aún así los vándalos rompieron cristales, mobiliario urbano, destruyeron una de las puertas del Banco de México y se enfrentaron a una la Policía disminuida e incapaz de contener a un centenar de anarcos.

Se levantarán las voces para decir que el “Muro Sheinbaum” fue un éxito. La verdad es que fue un fracazo absoluto. Fue en realidad como las patadas del ahogado. Las autoridades –desde el Palacio del Ayuntamiento al Palacio Nacional–, obligar a las dependencias capitalinas a aportar 300 empleados cada una e invitar a ciudadanos, puso en peligro su integridad física. No se midió que las consecuencias pudieron ser proporciones mayúsculas.

Tolerancia y paciencia y mensajes desde el púlpito López Obradorista, no sirven para nada, cuando debería enfrentarse a esos grupos violentos con la fuerza del estado y proteger a la población y sus propiedades. El presidente ama la popularidad y cree que la confrontación con los violentos, le restaría votos. ¡Si votos! El abandono a los ciudadanos llega al grado de no combatirlos. La muestra no son solo los anarcos. Ahí está el crimen organizado, para el cual no hay respuesta.

La marcha para conmemorar el 51 aniversario de los sucesos del 2 de octubre de 1968 reunio a unos 10 mil participantes, 12 mil ciudadanos y empleados del gobierno local y 2,500 policías lustrosamente equipados –con cascos y escudos, con caderas y rodilleras– y pensaron que eso sería suficiente. Pero no lo fue. Los anarquistes embozados y vestidos de negro tenian una misión: Destruir lo que encontraran a su paso y enfrentar a esa policía debil a la que se le puede vejar con impunidad.

Además la policía se enfrenta a otro inconveniente –por eso los dejan en libertad sin pasar por el MP o el Juez Cívico–, cuando los presentana la delegación. Una multa menor, unas horas tras las rejas y a su casa. Ahí seguramente recibirán una reprimenda y un zape, porque López Obrador ya los acusó con madres, padres y abuelos. Vaya consuelo para los ciudadanos de la ciudad más importante de la República Mexicana.

En el tintero (un dato que quedo pendiente de la columna del lunes). La policía capitalina tiene perfectamente identificados a cinco grupos de anarcos que operan en la capital de la República. Desde 2014 los conocen y los siguen. El Bloque Negro, la Coordinadora Anarquista de México, Okupa, Instinto Salvaje y Cruz Negra. Entonces, porque no actúan en consecuencia, sobre todo porque cada vez se radicalizan más y más.

Desde sus primeras apariciones durante los principios del mandato de Enrique Peña Nieto se les identificó con la oposición, incluso que eran patrocinados por AMLO. La verdad es que son grupos que no van con nadie. Van contra el gobierno –quien sea el que lo encabece–, pues su misión es desestabiliazar, crear caos, aumentar las percepciones de inseguridad, ya de por si superlativas.

Desde luego que hay grupos que los coordinan, que les dan dinero, que los abastecen de insumos –petardos, bombas molotov, marros y martillos, botes de pintura– y que actúan con impunidad en las sombras, escondiéndose y lanzando como carne de cañon a jóvenes estudiantes y son a esos oscuros patrocinadores a los que deberían dirigirse las investigaciones e inteligencia de nuestras debiles autoridades.

¿Tanto miedo nos tienen que nos bloquean?, se leía en tinta roja en una de las vallas metálicas…

Modificado por última vez enJueves, 03 Octubre 2019 19:48

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Infórmate Diario.