Sábado, 25 de enero de 2020 | Año XIX | No: 6997 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

El reclamo feminista

Magistrado Élfego Bautista Pardo

Elfego Bautista PardoSi hay tema que en el panorama actual ha acaparado los medios de comunicación y se ha vuelto fuente de opiniones encontradas, controversias y debates, son las recurrentes manifestaciones del movimiento feminista en nuestro país, las mujeres alzando la voz ante la creciente inseguridad que las hace sentir vulnerables y desprotegidas.
Si bien la seguridad es derecho humano establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Americana Sobre Derechos Humanos, además de estar escrita como función constitucional a cargo de la Federación, las entidades federativas y los municipios, de nada sirve si día a día, la incapacidad de las instituciones del Estado hace ver como algo normal la violencia en el territorio
Y delitos como el feminicidio u homicidio calificado (por cuestión de género, el rapto para satisfacer un deseo sexual o casarse (aún es vigente en diversas entidades la privación ilegal de la libertad con propósitos sexuales), la trata de personas, el hostigamiento o acoso sexual, estupro, delitos contra los derechos reproductivos como la fecundación a través de medios clínicos, la inseminación artificial indebida, procreación asistida, esterilidad provocada, continúan en agravio a las mujeres en el país.

Sin embargo, debe valorarse que por lo que hace a la equidad de género y los derechos de las mujeres, desde hace años el aparato legislativo mexicano se ha empeñado en crear leyes que pongan a la mujer en el mismo plano normativo que el hombre, y para defender sus derechos humanos a fin de socavar el sentimiento de vulnerabilidad que por generaciones han sufrido, como la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, y la de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia, que se reproduce en las legislaciones locales.

Se incluye la “alerta de violencia de género contra las mujeres” en la ley general mencionada, que se activa cuando existe violencia contra ellas por el solo hecho de ser mujeres y que es ocasionada por la violación de sus derechos en espacios públicos o privados, integrada por conductas de odio o rechazo, las cuales no pueden ser sancionadas por la sociedad o por la autoridad encargada de hacerlo y pueden terminar en homicidio; o cuando en dicho territorio se presenta un agravio comparado, el cual existe cuando un ordenamiento jurídico vigente o una política pública transgrede los derechos humanos de las mujeres o las discrimina de alguna forma, y que recientemente ha sido activada en la Ciudad de México y ya existe en uno de cada seis municipios del país.
Incluso hay medidas u órdenes de protección como las estipuladas en la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida de Violencia, de la Ciudad de México, para interrumpir o impedir la comisión de un delito o que se actualice un supuesto que implique violencia en su contra; sin embargo, insisto, son inútiles la expedición de leyes o la implementación de políticas públicas si no resultan contundentes para inhibir la inseguridad a que están expuestos los habitantes del país, independientemente del género.
De nada sirve que existan leyes protectoras si no tienen efecto y nos seguimos encontrando con casos como el de Lesvy Berlín Osorio o más recientemente, el de Abril Pérez Sagón, en los cuales resulta más fácil culpar al juzgador que reconocer la incapacidad global del Estado para brindar seguridad, investigar el delito, integrar carpetas; en fin, estructurar un sistema que evite a agresores y probables delincuentes escapar a la acción de la justicia, para lo cual además de leyes y voluntad política, se requieren presupuesto, acciones y educación cívica.
Debemos admitir que la voluntad existe y el presupuesto de egresos para el ejercicio dos mil veinte es una muestra de ello, pues también hay partidas para impulsar la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres y cumplir los objetivos de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Sin embargo, aún hay mucho por hacer, pues cada vez que hay un delito involucrado con violencia de género, o de cualquier otra índole, el Estado está fallando, las leyes resultan inservibles y los ciudadanos mostramos una vez más una clara incapacidad de vivir en sociedad.
En este sentido, el descontento del movimiento
“feminista” resulta legítimo, mas hay que recordar que la inseguridad que les preocupa no es privativa de ellas, que resulta endémica por la imposibilidad del Estado y sus instituciones de garantizar la seguridad pública, el orden y la paz social, en una comunidad que también ha fallado porque perdió las capacidades de asombro e indignación y se muestra inhábil de reflejar respeto a la vida y a sus semejantes. Si deseamos acabar con el ambiente de violencia imperante, todos los sectores de la sociedad tenemos que hacer lo mucho que se requiere.
Así es el Derecho.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Infórmate Diario.

 

Reportajes

Comunidades indígenas, aún invisibles en la Ciudad de México

Por Mriangel Calderon

* De 68 lenguas originarias que hay en el país, 55 se reproducen en la...

Niños explotados, realidad cotidiana en la Ciudad de México

Por Raúl Adorno Jiménez

México.- En las familias más pobres del país, los niños terminan como pilar de la...

Líderes charros, los rescoldos del salinismo recalcitrante

Por Lucía Calderón

México.- Las estructuras de cinco sindicatos nacionales son inamovibles desde hace más de dos décadas...

Recorta Conade becas, pero contrata a 250 personas

Por Hugo Gutiérrez de León

México.- Mientras Ana Guevara, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade)...

Imperio Alpha oferta “packs” de menores

Por Mesa de Redacción

Por Gerardo Avendaño México.- Videos y fotografías eróticos y pornográficos de menores de edad han sido...

El expediente oculto: Caso Carlos Domínguez

Por Lucía Calderón

México.- Un expediente oculto pudiera dar el viraje a las indagatorias del asesinato del periodista...

Dejar los tacos, uno de los sacrificios de Toño, el Jesús de Iztapalapa

Por Mariángel Calderon

México.- El limón y la salsa picante escurriendo por un taco de pastor es uno...

Ángel de la Independencia y sus restauraciones en 108 años de historia

Por Norberto Gutiérrez

* Actualmente, el monumento histórico es evaluado por especialistas, tras los daños que sufrió por...

Santos y narcos

Por Ashlei Espinoza Rodríguez

México.- El miedo es una emoción de la que ningún ser humano está exento. Cuando...