Domingo, 22 de julio de 2018 | Año XVIII | No: 6444 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez


 

Log in
updated 1:26 AM CDT, Jul 22, 2018
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv

La pitaya; sustento de un pueblo

México.- San José Chichihualtepec es una pequeña región del norte de Oaxaca, específicamente en el municipio de Santiago Chazumba, distrito de Huajuapan de León, que en los últimos años se le ha reconocido por su producción de pitaya, la cual venden a localidades cercanas y de esta manera logran mantenerse los 250 habitantes, que hay aproximadamente en dicho lugar.
La pitaya, cuyo nombre científico es Sterenoceus Griceus o Pronious es el fruto que da el pitayo, la cáscara cambia de color de acuerdo a su grado de madurez y su interior tiene tonalidades rojizas con semillas negras. Se da principalmente en el estado de Oaxaca y su tamaño llega a variar pero su sabor es único.

Cosecha de la pitaya
Cosechar la pitaya no es un proceso sencillo, Emilio Rosales González habla sobre cómo se lleva a cabo la producción de este fruto, que asegura, es endémico, “primero que nada se debe tener el terreno limpio, la temperatura debe ser calurosa pero no en extremo, hay que usar abono orgánico y dejar que la lluvia sea la que riegue la cosecha.”
También menciona que es en octubre y noviembre cuando se cortan los pitayos, después se orean durante 8 días y posteriormente son plantados, aunque también se pueden llevar este proceso en los mese de enero a marzo, desde ese momento tardará entre 4 o 5 años aproximadamente para que dé su primer fruto.
La planta del pitayo tiene un promedio de vida fértil de entre 8 y 10 años aproximadamente, sin embargo, quienes las cosechan se ven en problemas cuando hay sequía o temblores, ya que se llegan a secar las plantas o se caen los pequeños y frágiles brotes por el movimiento de la tierra, provocando una pérdida total del producto.

San José Chichihualtepec y la pitaya
Como se ha visto, este pequeño pueblo de Oaxaca ha llegado a generar ingresos gracias a la cosecha de la pitaya, aproximadamente consiguen de 150 a 200 toneladas en toda la población, de este exquisito fruto por temporada, pero puede llegar a variar.
Rosales Emilio considera que dependiendo de la cantidad de plantas que tengan pueden mantenerse por tres meses hasta que se realice la siguiente cosecha, sino se ven obligados a recurrir a las cosechas de maíz y frijol, jornaleando e inclusive, a vender el ganado.
Si se produce mucho maíz o frijol se pueden vender pero generalmente es guardado para cuando la temporada no es muy buena.
Una vez que tienen las cantidades esperadas de cosecha, las familias del pueblo buscan la manera de venderlas a localidades aledañas, en donde se encargan de hacer algunos productos con la pitaya, por ejemplo; mermeladas, licores o artesanías que tengan que ver con el fruto.
Últimamente los habitantes de San José han decidido llevar a la pitaya más allá de Oaxaca, por ello se organizaron y realizaron la Feria de la pitaya en 2017 en Santiago Chazumba, cuenta Anastasio Villarreal Díaz, director del centro coordinador para el desarrollo indígena de Xilacoyoapan, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.
Cabe resaltar que esta festividad ya tiene poco más de 40 años que se realiza en Santo Domingo Tianguistengo, sin embargo, la del año pasado fue en los lugares productores de pitaya; Santiago Chazumba, Santo Domingo Tianguistengo, San José Chichihualtepec, Huajuapan de León y Santa María Camotlán, menciona la presidenta municipal de Santiago Chazumba; Delia Irene Castro Rivera.

Feria de la pitaya
La Feria de la Pitaya de este año, fue el 12 y 13 de mayo.
Se realizaron diversas actividades, principalmente bailes típicos, una ruta ciclista museológica de 37 km., en la que se premió a todos los asistentes, de igual manera hubo concursos en torno a la pitaya, una amplia gastronomía típica del lugar y una infinidad de productos y artesanías a la venta.
La presidenta municipal, Delia Castro, menciona que los habitantes de San José Chichihualtepec son muy participativos en la festividad, todos venden sus productos y platillos tradicionales porque es parte de su fuente principal de ingresos.
Villarreal Anastasio también comenta que los objetivos principales de esta actividad son: “Fortalecer las economías comunitarias a través de productos como la pitaya y comida típica como el huaximole, además de incrementar la visita turística a los museos comunitarios.”
Cada año, la feria es llevada a cabo gracias a la participación y apoyo de la SAGARPA, la SEDAPA, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y las principales autoridades municipales de Santiago Chazumba.
Estos últimos son lo que se encargan de apoyar a los productores con lo que necesiten, por ejemplo con las lonas, la música de banda, los stands y demás.
Se considera que hace falta una mejor organización y mayor difusión para que consigan más visitantes, sin embargo, a diferencia de otros años en este se presenció más turismo nacional interesado en la pitaya y actividades del evento.
Mayra Martínez, cuenta cómo fue su visita al evento junto con su club de ciclistas, pertenecientes a Santa María Camotlán; “Me enteré por redes sociales y vine porque me gusta hacer ejercicio, visitar museos y conocer nuevos lugares.”
De igual manera, dice que el deporte la ayuda a desestresarse del trabajo e invita a los demás a que visiten la feria y participen en algún evento.
Cabe resaltar que Martínez recibió una medalla y un listón en el evento de ciclismo, lo cual la dejó con una buena experiencia y ganas de regresar el año siguiente.
“Al final, todos se llevan una visión muy agradable de la Feria de la pitaya”, concluye la presidente municipal.

Exportación de la pitaya
El 5 de mayo del año en curso, durante la inauguración de la feria en el municipio de Santiago Chazumba, se dió a conocer la noticia de que se había firmado el convenio de colaboración para la exportación de pitayas de la Mixteca a Estados Unidos.
Anastasio Villarreal Díaz menciona que hasta ahora se han presentado tres corredores de mercado interesados en exportar la pitaya, uno de ellos tiene la intención de que se envíe a Nueva York.
Carlos Villagómez Herrera es representante del empresario de origen mixteco; César Aguirre Sánchez, quien tiene como objetivo apoyar al estado que lo vió nacer en cuanto a la exportación de sus productos a Passaic, Nueva Jersey y Nueva York mediante la empresa Oaxaca Mexican Quality Products.
“Esta es su primera inversión con Oaxaca, con el objetivo de exportar la pitaya y hacer el mercado más amplio”, comenta Aguirre Sánchez, “a los productores se les ha dado una certificación donde se avala el producto y otro para avalar los huertos.”
A pesar de lo anterior, algunos productores consideran la exportación algo preocupante porque creen que pueden llegar a escoger sólo la pitaya que consideren de primera calidad, de manera que la maltratada o la que no sea considerada buena se irá quedando rezagada o llegará a desperdiciarse.
Hasta ahora, el convenio sólo es con San José Chichihualtepec y Santo Domingo Tianguistengo, quienes ya han establecido vender la primera producción que tengan a un precio de $25 por kilo.
Gracias a esto el precio del producto ha llegado a incrementarse en el último año, de los $25 que eran originalmente, ahora se vende a $30 e inclusive $40, comenta Villarreal Díaz.
Finalmente, algunos de los proyectos que tienen las autoridades municipales de ambos lugares a largo plazo son conseguir más hectáreas para cosechar más pitaya, de manera que se incremente la producción, seguir realizando la feria para fortalecer la economía y fomentar las visitas turísticas a los museos comunitarios, que también son parte de sus principales ingresos.

Reportajes

La Guelaguetza, fiesta que se rodea de eventos culturales y gastronómico

Por Mesa de Redacción

México, .- La Guelaguetza es la fiesta que muestra el folklor de Oaxaca, que pone...

Zinacantán, el pueblo chiapaneco donde las flores son reverenciadas

Por Norberto Gutiérrez

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada Zinacantán, Chis., 16 Jul .- Tierra fértil y celosa, en Zinacantán...

Rompope, bebida convertida en estandarte culinario de Mazamitla, Jalisco

Por Norberto Gutiérrez

Por Lucía Lizárraga Castro. Corresponsal Mazamitla, Jal., 23 Jun .- Aunque el estado de Puebla presume...

El arte, una oportunidad de vida para las personas en reclusión

Por Mesa de Redacción

* Presentan muestra del trabajo de 14 artistas en reclusión y seis en libertad que plasman...

Municipio tlaxcalteca, baluarte de preservación del salterio y su música

Por Norberto Gutiérrez

Por Ángeles González Bretón. Corresponsal Atltzayanca.- ¿Hace cuánto que no escucha un vals al estilo de...

Todos tenemos la posibilidad de hacer música

Por aGema Gallegos y Alied Velasco

México.- Cerca de cumplir dos años de su creación, la Orquesta Sinfónica Infantil de Tlalnepantla de...

La pitaya; sustento de un pueblo

Por Alied Velasco y Gema Gallegos

México.- San José Chichihualtepec es una pequeña región del norte de Oaxaca, específicamente en el municipio...

Esqueleto de mamut, atracción en Museo Regional de Nuevo León

Por Plácido Meléndez/Corresponsal

  MONTERREY.- El esqueleto de un mamut de unos 12 mil años de antigüedad y...

“La Pintada”, sitio de dos mil pinturas rupestres inéditas en Sonora

Por Rosa Angélica Fimbres/Corresponsal

HERMOSILLO.- El sitio arqueológico “La Pintada” tiene más de dos mil pinturas rupestres con diferentes...