Jueves, 15 de noviembre de 2018 | Año XVIII | No: 6560 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 3:40 AM CST, Nov 15, 2018
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

Es un oficio que "no se busca", afirma el encargado de crematorio

México.- Al fondo se abre un zaguán de lámina blanca y se observan dos planchas, en una, un cuerpo espera su turno para entrar al horno crematorio, que a dos mil grados centígrados lo desintegrará y convertirá en poco menos de dos kilos de cenizas.

Gerardo Zavala y Jesús, el encargado y el técnico de hornos en el crematorio de la funeraria Grossman, respectivamente, comentaron que este oficio "no se busca se encuentra por casualidad", muchas veces en los anuncios clasificados dentro de una lista de opciones de empleo.

El contacto diario con la muerte en un principio asusta, "descontrola las emociones, pues ver la muerte tan de cerca y de las formas en las que se presenta no es común, en muchas ocasiones parece sacada de películas de terror o series policiacas", comentó Zavala.

Con la mirada perdida entre la vitrina de urnas, expresó que "antes de entrar por la puerta, la muerte se viste de mil formas para tocar y terminar con la vida. Se acerca con sigilo y toma por sorpresa a unos, a otros les avisa con mucho o poco tiempo de anticipación su llegada".

Y "en un abrir y cerrar de ojos termina con todo, con el calor, los sentimientos, la compañía, el amor, el movimiento, la respiración de una persona", indicó.

En la banqueta de la calle de Dr. Jiménez, una pequeña familia espera la entrega de las cenizas de su madre, y un viento frío que cala hasta los huesos hace más notorio ese sentimiento de dolor que provoca la despedida definitiva del ser querido. 

De pronto, una de las mujeres se abraza a otra y estalla en llanto. Entre sollozos se pregunta con enojo por qué se fue la persona que más queria. "La muerte es egoísta, pero sobre todo muy injusta", dijo.

Este tipo de lugares, cuenta Gerardo, guardan historias de terror, de aparecidos, de ruidos extraños que logran sacar en muchos el miedo a lo desconocido.

Sentado detrás de un escritorio, en donde constantemente voltea hacia una pantalla para vigilar el trabajo que hacen los embalsamadores y el del técnico de hornos crematorios, el hombre de 39 años aseguró que durante los cinco años que lleva en este empleo, "no ha visto ni oído nada".

“Tal vez no siento miedo, porque desde niño mis preferidas eran las películas de terror y todo aquello a lo que la mayoría huye”, anotó.

Recordó que cuando vio el anuncio en el periódico en el que solicitaban un encargado de funeraria, la idea le atrajo mucho, hasta cierto punto “me emociono” y cuando me explicaron de que se trataba, "me gusto mucho más".

"No era un simple trabajo de oficina. Si aceptaba el puesto -en un horario de las 20:00 horas a las 8:00 de la mañana- también tenía que supervisar todos los cuerpos que llegaran. “Las especificaciones de la muerte, y el estado físico de los difuntos”, así como el trabajo de los demás compañeros, expuso.

Ello -dijo- "elevo mi interés y de inmediato acepte", y luego de varios días comenzó a darse cuenta que las notas rojas que alcanzaba a ver en los periódicos las había visto en la funeraria.

Ese cuerpo baleado que aparecía en la portada de un diario del puesto de periódicos cercano a su casa lo habían embalsamado sus compañeros. La historia de ese difunto era muy diferente a la que se alcanzaba a leer debajo de la foto a la que comentaban entre los familiares.

“Aquí, en este negocio la muerte se presenta de varias formas. Llega a través de una bala, de la punta filosa de una navaja, del resultado de un delincuente enloquecido por el alcohol y las drogas que despezada un cuerpo. Esto es triste, pero muy común para nosotros", indicó.

Por su parte Jesús, el técnico de los hornos, aseguró que en la antesala de los hornos de cremación el frío siempre está presente. El hombre de 39 años, señaló que una luz roja en los dos hornos de cremación anuncia que están ocupados.

Asimismo, sostuvo que la demanda de este servicio ha crecido de manera considerable en los últimos años.

Los cuentos de terror, de aparecidos y ruidos sobrenaturales se tejen diariamente aquí. “Varios de los compañeros aseguran que, sobre todo, en las noches se escucha como alguien baja por las escaleras, o se abren los cajones de los escritorios sin razón aparente”.

Pero el trabajo debe continuar. Jesús y Gerardo aseguran que hay días que embalsaman has 36 cuerpos. La cremación implica más tiempo y muchas veces una fila afuera de los hornos.

Destacaron que los precios varían, el paquete más económico está en siete mil 500 pesos y consta de traslado del cuerpo de la dirección en donde falleció a la funeraria, y el servicio de cremación y la urna, así como los trámites legales.

De pronto, dentro del establecimiento se alcanza a percibir un olor extraño. El encargado del negocio asegura que los hornos son herméticos, además cuentan con un sistema de filtros que impiden que el olor a carne quemada salga de enorme aparato.

El encargado de hornos en el crematorio indicó que a los cuerpos que se creman no se les inyecta ninguna sustancia, "no es necesario. La técnica de cremación que se asemeja a un soplete que apunta directamente y a una mínima distancia al cuerpo, es suficiente para este proceso".

“Lo que se crema, explica Gerardo, son únicamente los esqueletos, los huesos, la carne, el agua que contiene se desintegra”.

El embalsamamiento, sostuvo, requiere de varias sustancias que se inyectan en las arterias y que ayudan a que el proceso de descomposición se detenga por horas.

"Dicen que lo único seguro en la vida es la muerte y es cierto, tal vez por eso sean las horas más importantes que quedan marcadas en un papel oficial. La hora en que naces y luego la hora en la que partes de este mundo para siempre", concluyó.

INFOMX/NTX/MRG/TVA

Reportajes

Nadar con tiburones, una experiencia para superar mitos y realidades

Por Erick Galicia Lozano. Enviado

Isla Guadalupe, BC.- De las reservas consolidadas en territorio mexicano, Isla Guadalupe guarda un toque...

Chepe, el último tren de pasajeros en México

Por Arturo Monroy Hildegarde, enviado

Chihuahua.- Sonando su clásico silbato y emitiendo una intensa columna de humo, el tren Chihuahua-Pacífico...

Unción y fiesta en el ritual de los muertos en Janitzio

Por Francisco J. Siller. Enviado

    JANITZIO.- La isla pareció cobrar vida ante la muerte. Ya entrada la noche, el olor...

Manos que dan vida y creatividad a las Charamuscas

Por Alejandra Rodríguez, enviada

Guanajuato, 1 Nov .- Su color dorado y sus curvas cristalinas decoradas con sombrero y...

Hoteles embrujados, una opción para disfrutar misteriosas leyendas

Por Mesa de Redacción

México, 28 Oct .- Miedo y misterio caracterizan las festividades relacionadas con el Día de...

Regina, un breve remanso de paz en el centro de la ciudad

Por Angélica Guerrero

México.- Dentro de la agitada y estresante movilidad en el centro de la Ciudad de...

Munto Patitas deja huella en el rescate de perros maltratados y abandonados

Por Mesa de Redacción

Huehuetoca.-Max, un perro mestizo tipo labrador de un año y medio de edad, fue víctima...

Mole de caderas es producto del mestizaje en México y único en AL

Por Mesa de Redacción

Por Ángeles González Bretón. Corresponsal Puebla.- El origen del Huaxmole, su cambio al mole de caderas...

Chinampayolo, un proyecto ejemplar para rescatar a Xochimilco

Por Erika Galicia

México.- Silencioso y sereno, el mítico ajolote mexicano nada entre los canales recuperados de Xochimilco...