Viernes, 15 de febrero de 2019 | Año XIX | No: 6653 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 7:05 PM UTC, Feb 15, 2019
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

¿Cambio o extinción?

México.- Actualmente la Tierra enfrenta su momento más crítico a lo largo de su historia en la cual la humanidad debe elegir su futuro. El mundo se vuelve más frágil haciendo que el futuro depare grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, se debe reconocer que, en medio de la gran diversidad de culturas y formas de vida, todos somos humanos, una comunidad terrestre con un destino común: el cambio climático. Hay que unirse para crear una sociedad que no sólo abarque un país, estado o comunidad, sino que abarque de manera global una sociedad sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. Para ello es necesario que el ser humano declare su responsabilidad hacia otros y consigo mismo, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.
La Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida que a lo largo de sus 4,543 miles de millones años ha logrado evolucionar y adaptarse a la especie más peligrosa hasta para ella misma, el ser humano. Aunque la tierra ha brindado las condiciones adecuadas para una recuperación de los ecosistemas, el paso del hombre y su poca conciencia de sus actos hace que este procedimiento sea ya insostenible por este planeta.
El ser humano está ligado con el cambio climático, bien podría existir el segundo de manera independiente, sin embargo, este se da de manera desmesurada, cosa que solo se puede lograr con ayuda externa convirtiéndose en uno de los mayores desafíos; con impacto en la sociedad y por supuesto en el medio ambiente, sus efectos son de alcance mundial que amenazan desde la producción de alimentos hasta el aumento del nivel del mar, que incrementa el riesgo de inundaciones catastróficas, entre otros fenómenos naturales.
Este fenómeno viene manifestándose en el mundo desde la década del 70 y se acentuó a partir de 1990; esta modificación del clima es una consecuencia directa de un calentamiento global del sistema climático.
Con el inicio de la Revolución Industrial los gases que existen en la tierra fueron alterados haciendo que la energía calorífica se escape de la atmósfera hacia el espacio exterior; lentamente se fue sumando la tala de árboles y la utilización de ciertos métodos de cultivo, haciendo que existan más gases de efecto invernadero y por consiguiente sea mayor la temperatura del planeta.
En este momento la concentración atmosférica de dióxido de carbono sobrepasa casi un 40% más de la existente antes de la revolución industrial, registrándose como la más alta en los últimos 650,000 años.
De acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), creado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en su Quinto Informe de Evaluación que se centró en la ciencia del cambio climático, se registró lo siguiente:
De 1880 a 2012 la temperatura media mundial aumentó 0,85 °C., los océanos se calentaron, las cantidades de nieve y hielo han disminuido y el nivel del mar ha subido.
De 1901 a 2010, el nivel medio mundial del mar ascendió 19 cm, ya que los océanos se expandieron debido al hielo derretido por el calentamiento. La extensión del hielo marino en el Ártico ha disminuido en cada década desde 1979.
En 2016 la población de más de 7 mil millones produjo aproximadamente 300 millones de toneladas de contaminación plástica con graves consecuencias para la fauna marina.
Se estima que para el 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos a menos de que la gente deje de usar artículos desechables tales como bolsas y botellas. Para 2065 aumentará el nivel del mar entre 24 y 30 centímetros y para 2100 entre 40 a 63 centímetros en relación de 1986 a 2005.
Así como la temperatura aumenta de igual medida lo hace el nivel del mar alcanzando o sobrepasando puntos de desviación que darían lugar a cambios irreversibles en importantes ecosistemas y en el sistema climático del planeta afectando tanto a animales marinos como terrestres.
Los impactos del cambio climático destruyen los hogares y los medios de sustento, dañan la infraestructura e interrumpen las comunicaciones y comercio, además, ponen en riesgo los avances del desarrollo afectando a la población, pero en especial a la gente de escasos recursos. Aunque las emisiones de gases se detuvieran inmediatamente, el mundo no dejaría de calentarse debido a la cantidad de gases que ya se emitieron, pero es por ello que se debe tener conciencia sobre la biodiversidad y evitar que siga progresando, tomar medidas para reducir las emisiones. Aunque la tierra pueda morir dentro de miles de millones de años, no hay que tomarlo como algo que ya debería pasar acelerando su proceso. Hay que pensar en el prójimo que tiene más carencias o de la descendencia que podría sufrir por el planeta que se deja. Se espera que para el 2050 el mundo tendrá que alimentar a 9000 millones de personas, proporcionar acceso a la electricidad para 1100 millones de habitantes y prepararse para 2000 millones de nuevos habitantes urbanos. Todo un reto para un mundo que ya presenta un gran desgaste.
El bienestar de la humanidad y su ecosistema dependerá de la preservación de una biosfera saludable.
Si la sociedad global cuida la Tierra y se cuida unos a otros habrá un cambio como tal. Se posee el conocimiento y la tecnología necesaria para proveer a todos y para reducir los impactos sobre el medio ambiente. Los retos ambientales, económicos, políticos, sociales y espirituales están interrelacionados y cambiando valores se podrían proponer y concretar soluciones comprensivas que traten de beneficiar a todos de no ser así, podríamos arriesgarnos a la destrucción de nosotros mismos y de la diversidad de la vida.

 

Reportajes

Helados "Mi Juanita" deleitan el paladar de famosos como Gene Simmons

Por Elizabeth Escobar Lima

México.- “Mi Juanita” es una exitosa nevería que por tres generaciones ha deleitado el paladar...

Ángel de la Independencia y sus restauraciones en 108 años de historia

Por Norberto Gutiérrez

* Actualmente, el monumento histórico es evaluado por especialistas, tras los daños que sufrió por...

Comunidades indígenas, aún invisibles en la Ciudad de México

Por Mriangel Calderon

* De 68 lenguas originarias que hay en el país, 55 se reproducen en la...

Balseros, transportadores de esperanzas

Por Mesa de Redacción

Tecún Umán.- Le dicen “el Pichi”, pero se llama Ulises y transporta sueños, personas que...

Baños de Nezahualcóyotl, el legado del rey-poeta para Mexico

Por Mesa de Redacción

Por Ivan Santiago Marcelo Texcoco, Mex.- Conocido popularmente como “Los baños de Nezahualcóyotl”, la zona arqueológica...

Denuncias ministeriales, un peregrinar en busca de justicia

Por Mesa de Redacción

México.- Dentro de la línea del Sistema de Transporte Colectivo Metro que corre de Universidad...

Tatuajes baratos, un peligro para la salud

Por Susana Hernández Valles

México.- En los últimos años, la industria del tatuaje ha aumentado y se ha vuelto...

De mejor humor y con más fluidez, automovilistas cargan gasolina

Por Mesa de Redacción

Por Mariángel Calderón México.- Poco a poco el servicio de gasolina se comienza a restablecer en...

Huachicoleo, del alcohol adulterado al desfalco de Pemex

Por Roberto Noguez Noguez

México.- El robo de combustible o huachicoleo a Petróleos Mexicanos (Pemex) se volvió en los...