Sábado, 19 de enero de 2019 | Año XIX | No: 6626 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 4:46 PM UTC, Jan 19, 2019
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

La gota que derramó el vaso

México.- El Cutzamala después de muchos años tuvo mantenimiento 4 días seguidos dejando sin agua a 4.5 millones de mexicanos pero más que mantenimiento ¿será ésta una forma de regulación para no seguir desperdiciando agua?
En la ciudad de México es común entre vecinos, familiares o amigos el desperdicio de agua en la ducha, el cepillado de dientes, lavado de vehículos y/o mascotas o por olvidos, pero él mexicano no entiende la gravedad del problema
México puede no sufrir lo mismo que África, pero, lento pero seguro terminara en la misma situación. Simplemente, la cuenca de México es una región en la que las condiciones ambientales para el desarrollo de la ciudad son desfavorables por naturaleza. Se cuenta con velocidades de viento sumamente bajas, carencia de ríos cercanos, un área de alto riesgo sísmico y una ubicación sobre el lecho lodoso de un antiguo lago, en resumen, la ciudad enfrenta riesgos ambientales de gran magnitud.
La acción del hombre en los últimos años ha acelerado el proceso natural de desgaste. Los cuerpos de agua superficiales han desaparecido de la cuenca y de la zona metropolitana, debido a que el crecimiento de la ciudad cubre cada día más áreas de suelos con calles y edificios disminuyendo la capacidad de recarga de los acuíferos. Al mismo tiempo, la sobreexplotación de los mantos acuíferos está propiciando un rápido hundimiento de la ciudad, provocando alzas muy importantes en el bombeo del sistema de drenaje profundo para eliminar el exceso de agua y sacar las aguas negras de la ciudad.
Por otra parte, se está extrayendo el agua de los acuíferos en volúmenes mucho mayores a los de su recarga. El Cutzamala está sobreexplotado; con una tasa de 9,900 litros de agua por segundo pierde por extracción 15,900 litros, en la misma unidad de tiempo presentando un déficit de 6,000 litros por segundo. La ineficiencia en el uso del líquido vital provoca que unos consuman de manera excesiva mientras otros se ven restringidos.
La agenda ambiental 2018 de la UNAM clasifica el desperdicio y carencia del agua dentro de los 8 problemas que enfrenta la ciudad junto con: la desaparición de la diversidad biológica, el deterioro de los territorios y comunidades forestales, los impactos de la mega-minería, la acelerada pérdida de los suelos, la desaparición de pesquerías y la contaminación del mar, la necesidad de cambio radical en los patrones de producción de energía y la profunda pérdida de calidad ambiental en las ciudades.
Así como el mexicano desperdicia agua, nuestros vecinos del resto del mundo también lo hacen. No se cae en cuenta que un planeta con escasez de agua afecta en un 40% a la población mundial, cifra que ira aumentando con el paso de los años.
En un informe de la OCDE de 2012, México en cabeza la lista de 10 países que desaprovechan el agua con el 44%, seguido de Nápoles (Italia) 37%, Glasgow (Escocia) 37%, Montreal (Canadá) 33%, Roma(Italia) 26%, Edimburgo (Escocia) 24%, Atenas (Grecia) 23%, Liverpool (Inglaterra) 22%, Praga (República Checa) 21%,Calgary (Canadá) 20%.
Tener agua en la ciudad de México implica altos costos monetarios, sociales y ambientales, sin embargo, se pierde un 40% en fugas del agua que se canaliza a través de los sistemas de abasto y drenaje.
Entonces si el mexicano no entiende la gravedad del problema con la mentalidad individualista que se carga de “mientras no me pase a mí que se chinguen los demás” o “¿Y qué me importa? No me afecta, para eso pago” no dudo que el gobierno se vea presionado por la OCDE o cualquier otra organización para bajar los altos niveles de desperdicio.
No concientizan que tarde o temprano se podría estar en la misma situación, es tarde pero seguro, ni muchos menos aplican el mismo individualismo para las acciones. El cambio empieza por uno mismo, no esperando que nuestros cercanos lo hagan primero para posteriormente hacerlo uno en todo caso, debería ser al revés haciéndolo uno para que el resto lo siga.
Con pequeñas acciones como: captar el agua de la lluvia para lavar o trapear, no dejar abierta la llave de la ducha mientras se enjabona, captar el agua de la ducha mientras se calienta, usar un vaso de agua para enjuagarse la boca son acciones simples, pero con un gran impacto. Podríamos acabar con buena parte del desperdicio, reducir la presión sobre el acuífero, prevenir la contaminación y disminuir los costos para abastecer la cuenca de México.
El cambio empieza por uno mismo, no se puede exigir a los demás que hagan cosas que ni nosotros mismos hacemos, entonces así podría comenzarse una cadena de bienestar entre círculos cercanos y posteriores como los hijos. Hay que pensar que uno no sufre en el instante de esta carencia pero tal vez nuestros hijos y nietos si y si es esa la vida que se les quiera dar.

Reportajes

Denuncias ministeriales, un peregrinar en busca de justicia

Por Mesa de Redacción

México.- Dentro de la línea del Sistema de Transporte Colectivo Metro que corre de Universidad...

Tatuajes baratos, un peligro para la salud

Por Susana Hernández Valles

México.- En los últimos años, la industria del tatuaje ha aumentado y se ha vuelto...

De mejor humor y con más fluidez, automovilistas cargan gasolina

Por Mesa de Redacción

Por Mariángel Calderón México.- Poco a poco el servicio de gasolina se comienza a restablecer en...

Huachicoleo, del alcohol adulterado al desfalco de Pemex

Por Roberto Noguez Noguez

México.- El robo de combustible o huachicoleo a Petróleos Mexicanos (Pemex) se volvió en los...

Petrograbados, vestigios históricos encontrados en Mina, Nuevo León

Por Norberto Gutiérrez

Monterrey.- Petrograbados de ocho mil años de antigüedad, con figuras que representan los fenómenos naturales...

Reseña de una excursión a Xichú, Guanajuato

Por Enrique Carranza

México.- Recorrer los 334 kilómetros que median entre el Valle de México y Xichú (Estado...

Maximino mantiene viva la tradición de elaborar juguetes mexicanos

Por Hugo Pescador Pacheco. Corresponsal

Guadalajara.– El artesano Maximino Jacobo Apolinar, de 82 años de edad, suma ya 72 años...

Bazar Cuauhtémoc de antigüedades, un homenaje a la nostalgia

Por Mesa de Redacción

* Lo que para algunos es basura, para otros es un verdadero tesoro Por Claudia Pacheco...

Café Córdoba, un establecimiento que lucha por sobrevivir

Por Luis Galindo

* Ubicado en la colonia San Rafael, también ha sido escenario de filmes como “Sin...