Lunes, 17 de diciembre de 2018 | Año XIX | No: 6592 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 6:46 AM UTC, Dec 17, 2018
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

A UN AÑO DE TU PARTIDA… GAAALÁN

México.- Hoy, hace exactamente un año dejaste este mundo, al fin estás descansando; bueno, a decir verdad, no estoy segura de eso. Recuerdo que a unos días de tu partida, María Miguel tu hija menor, consolando a su mamá, tu queridísima Doménica, le comentó: “seguro que mi papá ya está organizando en el cielo un simposio de escultura en acero inoxidable”.

Te conocí desde 1988, como artista, padre de familia y amigo; quizá en un principio nuestro trato fue cordial, así a “secas”, pero conforme pasaban los años fue surgiendo una relación muy bonita entre nuestras familias.
Quiero hacer un breve recuento de algunas cosas chuscas que sucedieron durante este tiempo y que ahora puedo contar para que tus amigos, conocidos y admiradores de tu obra conozcan al Maestro Miguel, desde otro punto de vista…, el mío.
Pocos saben de la preocupación que surgió en ti cuando nacieron Elvira y María Miguel, tus hijas -y de Doménica-, ¿Dónde iban a estudiar la primaria?, las opciones que había en Tultepec allá por 1990 no eran las idóneas para lo que querías para ellas, ¡Qué contrariedad!

Tu espíritu emprendedor, te llevo a construir una escuela con características muy específicas; un inmueble cien por ciento ecológico con un proyecto con innovaciones pedagógicas. Así fundaste el Centro Escolar Tonantzín, donde no sólo tus hijas, sino la comunidad infantil de la localidad, cursarían sus estudios primarios.
Recuerdo que durante los años que estuve como directora de dicho centro escolar, las exigencias de tu labor artística te llevaron a emprender una gira de trabajo por Europa. Por iniciativa propia, realicé algunos cambios- que sigo pensando eran necesarios – en la infraestructura física de la escuela; retirar algunos nopales -casi todos-, piedras sueltas de por allá y por acá, etc. Al regreso de tu viaje, observaste los cambios efectuados en la primaria, pero tu vista buscaba ansiosa una piedra en forma de adobe, que ya no existía. Tu interrogante directa hacia mi persona fue la siguiente: ¿Y la piedra que estaba junto a los nopales? ¿Perita, que le has hecho? Mi respuesta llana y simple fue: ¿La cuadrada? Se la llevó el camión de los escombros…….Tu voz llena de angustia y coraje, gritó: debajo de esa piedra estaba mi ombligo enterrado”.

Siempre fiel a las costumbres y tradiciones de Tultepec, dejaste huella en tus obras: como escultor y como gran pintor.
Tu enojo por la dichosa piedra duró varias semanas, y sólo se disipó al calor de unos caballitos de tequila. Siempre decías que el sabor de un buen tequila no está en la marca ni en el precio, sino en el agave cien por ciento puro.

Las tardes lluviosas de julio, se llenaban de viejas anécdotas…..cómo olvidar aquella en que conociste a una mujer en tu juventud, cuando acompañabas a tu padre Don Brígido Hernández Enciso a vender en los tianguis de los viernes de Zumpango, Estado de México. Se trataba de “una joven morena trigueña, grandes ojos negros, cabello largo castaño, alta y delgada”, que siempre miraba sin que ella se diera cuenta; así era cada viernes. Hasta que decides escribirle un recado en un pedazo de papel de estraza, donde le pides sea su novia.
La respuesta, hasta el siguiente viernes, es a través de una carta que ella personalmente deja en tus sus manos, y luego se aleja para dar tiempo a que la lea… Él nunca más regresó al tianguis de Zumpango.
Tomé un trago directo de tequila y mi pregunta obligada fue: ¿qué pasó? ¿Por qué ya no regresaste? Después de una pausa, me contestas: “Por la chingada vergüenza que me dio… yo le escribí en un pinche pedazo de papel arrugado y con una letra horrible llena de faltas de ortografía y ella me contestó aceptando mi propuesta- en una hoja de un blanco impecable, con una letra manuscrita bien dibujada y bonita, con una redacción como si fuera maestra”.
Esta vieja anécdota retrataba al Miguel Hernández perfeccionista, siempre preocupado y ocupado por la belleza en su quehacer del diario….

Las horas transcurrían en esas tardes en su Museo Taller, marcadas por el son de las campanas de la iglesia que llamaban al Rosario, ahí es donde gustabas pintar, hacer tus maquetas para esas monumentales esculturas; tu cabeza estaba llena de proyectos, nunca descansabas, siempre tenías algo nuevo que hacer, ahí se gestaban tus ideas estéticas que te llevarían a la obra ya concluida.
Sin lugar a dudas, algo de lo que siempre estuviste orgulloso, fue el ser pionero en organizar un Simposio de Escultura Monumental en Acero Inoxidable, donde tu poder de convocatoria llegó a reunir a poco más de 20 escultores de distintos países del mundo, y orgulloso presumías la edición número 24 del citado simposio. Esta organización, que tú siempre viste como una obligación intrínseca, no es más que el reflejo de un compromiso con la comunidad de escultores de todo el mundo.
Incansable y orgulloso de tu gente, allá por el año de 1996, empieza a germinar una idea en tu mente: Organizar un homenaje a ese gran músico también tultepequense Víctor Urbán, organista reconocido a nivel internacional. Tu entusiasmo se extiende hacia promotores culturales y les comentas la idea de hacer un festival que lleve el nombre del maestro Víctor…
Eras un tirano a la hora de la organización…. tus interminables e insistentes llamadas por teléfono: Perita necesito un oficio para el presidente municipal de aquí, de allá, saca una cita con fulanito, haz esto, haz aquello…y aunque siempre salíamos de pleito y enojados, al final el éxito del evento nos recompensaba. Admito que fui muy respondona contigo, tanto que un día una amiga en común me dijo: “Perita, no le contestes así al maestro, él es una persona importante y merece respeto”. A lo que contesté: yo también lo merezco, además, por qué cree que con el paso de años, hemos seguido con esta amistad, porque toleramos y decimos lo que no nos parece.
Ni las carencias económicas, ni la falta de apoyo institucional doblegaron tu espíritu indomable en la organización del Festival Internacional de Órgano Víctor Urbán durante 17 años ininterrumpidos me diste la fuerza necesaria para acompañarte en esta odisea musical junto con otro gran amigo Alberto Martín de la Hoz, quien fue el diseñador oficial del logo y cartel del Festival.
Y a falta de pan, vino…decías y siempre en busca de nuevos horizontes, contactamos con las parroquias, iglesias, catedrales. Tengo presente aquella entrevista con el Sr. Obispo Don Guillermo Ortíz Mondragón, de la Diócesis de Cuautitlán. Rumbo hacia la cita, llamó mi atención una botella de vino tinto en tu mano derecha. Te comenté sino querías una bolsa para envolverla y no llevarla a la vista y evitar las habladurías de la gente. Tu mirada encontró un papel de china blanco hecho bola en el suelo…, tan tranquilo lo extendiste y con eso cubriste la botella que sin ningún pudor entregaste al Obispo.
Así eras tú Miguel Hernández….sencillo, único, detallista.. Los días de mi cumpleaños siempre pasabas a felicitarme. Guardo para mí, ese grabado con tu dedicatoria: “Para Perita, con la esperanza de que nunca muera”….Y también eras todo un caballero muy formal: Una mañana de febrero, te recuerdo muy solemne parado en la puerta de mi oficina, con una obra. La extiendes hacía mí y me dices: Esta dedicatoria va a ser más seria para que la puedas tener en tu oficina: Para la Lic. Esperanza, con afecto.
Y como olvidar las reuniones para celebrar tu cumpleaños cada 16 de diciembre. Muchas veces el festejo fue en el Museo Taller, después en mariscos de Don Beto, el menú era rico y variado, tu mero mole: el mole poblano, arroz, los tamales de agua y de frijol. Todo podía faltar, menos el tequilla 100 por ciento de agave, servido en los clásicos caballitos. La música la ofrecían tus invitados, artistas formados y forjados aquí en Tultepec, tierra de gran tradición musical.
Y por la tarde noche, ya con el frío decembrino se antojaba el rico café de olla acompañado del pan artesanal en forma de corazón, elaborado por Don Toño Cervantes.
Cuanta generosidad de tu parte, pocos lo saben, pero quienes convivimos de cerca nos pudimos percatar que detrás de esa imagen de don gruñón que dejabas ver, había un ser humano preocupado por las gentes que le rodeaban, particularmente por aquellos de recursos escasos.
Quiero compartir una anécdota muy bonita. Hace unos ocho años aproximadamente, las casualidades de la vida nos llevaron a Enrique -mi esposo- y a mí, a descubrir un jardín de niños que lleva tu nombre: Maestro Miguel Hernández Urbán, tomamos muchas fotos y te las mostramos, no lo podías creer, no tenías conocimiento que una institución llevara tu nombre.
A fuerza de nuestra insistencia, te propusimos que visitaras ese centro pre-escolar. La pura idea te llenaba de orgullo, pero más el imaginar que los niños de ese centro infantil, conocieran al personaje que daba nombre a su escuela.
Organizamos todo un evento con las autoridades educativas de Aculco, Estado de México, que es donde se ubica el Jardín de Niños. Y por supuesto fue todo un acontecimiento para la comunidad, los padres de familia y los niños. Nos despedimos del acto con tu promesa que algún día regresarías, y así lo hiciste. Y vieras que elegiste un gran día: El 6 de enero, día de Reyes, te presentaste en la escuela con la tradicional Rosca. No faltó quien llevara el atole y ahora a esperar a ver a quién le tocaba el “muñeco”.
Los últimos años, te atrapó la nostalgia y te dio por organizar las dichosas reuniones con los “chavos”, los primos y amigos de tu edad. La cita: los primeros lunes de cada mes en el restaurante “Famoso Chiri”, en la zona VIP -parte posterior del restaurante-; merendaban, tomaban su tequilita, vino, café, etc. Siempre fui invitada especial, quizá porque no llenara el requisito, por eso de la edad, ustedes entienden… No sabes cómo me divertían con tanto suceso ocurrente que cada uno contaba, al final, todos sacaban una lista interminable de todos sus malestares y las visitas que tenían o tendrían a lo largo del mes con su médico de cabecera o clínica de su preferencia… Bueno, como a los 6 meses después, fui nuevamente “invitada especial” -aclaro-, creo que fue un deja vu, porque escuché exactamente lo mismo que hacía 6 meses atrás.
A un año de tu partida… Gaaalán, ¡cuánto se te extraña! Para nuestros lectores, que no comprenden lo de GAAALÁN, explicaré un poco. No es porque fueras muy galán – un poco coqueto y siempre muy caballero con las mujeres eso si-, sino que así te referías a tus amigos y conocidos que estimabas y llegabas a encontrar en tus caminatas.
No sé si mi gran amigo y estimadísimo Miguel hizo todo lo que tenía que hacer en esta vida. La respuesta la tienen ustedes lectores al contemplar sus obras escultóricas, donde en cada una de ellas puso lo mejor de su talento hasta lograr la consagración que solo un artista inmerso en su ineludible destino, de su vocación humanista y universal es capaz de trascender más allá de la vida misma.
Así, tenemos ante nosotros a Miguel Hernández, a un hombre, a un padre de familia, a un esposo, a un escultor, a un artista siempre comprometido con el arte. Lo que puedo decir es que jamás conocí a una persona que trabajara tanto como él; cuando alguien exclamaba que estaba cansado, él decía: “para descansar, sólo cuando me muera”.

 

 

 

 

 

Reportajes

Artesanos poblanos llevan la Navidad a miles de hogares

Por Ángeles González Bretón. Corresponsal

Chignahuapan.- Con el constante trabajo de cientos de artesanos poblanos, las familias mexicanas visten su...

Peregrinos, cuando la fe y la devoción combaten al frío y el cansancio

Por Maríangel Calderón

*Se intensifica el arribo de peregrinos a la basílica de Guadalupe México, 11 Dic .- Este...

Expertos concluyen el Proyecto Chichén Itzá Subterráneo

Por Norberto Gutiérrez

México.- Investigadores de la iniciativa Gran Acuífero Maya culminaron la segunda fase de trabajo en...

El cine y las redes sociales elevan la venta de las artesanías mexicanas

Por Elizabeth Escobar Lima

* El artesano Francisco Espinoza dice que ahora se reconoce el valor que tiene cada...

Saturación, delincuencia y vagoneros, problemas recurrentes en el Metro

Por Raúl Adorno Jiménez

México.- Además de la saturación en las llamadas "horas pico", el Sistema de Transporte Colectivo (STC)...

Nuestros Talleres, innovador centro para rescatar la dulcería en México

Por Lucía Lizárraga Castro. Corresponsal

  Tlaquepaque, Jal.- El Pueblo Mágico de Tlaquepaque ofrece a turistas y locales Nuestros Talleres, un...

El sueño americano se volvió pesadilla, migrantes inician regreso a sus países

Por Norberto Gutiérrez

México.- Personas con ollas de comida entran y salen de la Casa del Peregrino, a...

El sarape de Saltillo, hermosos amaneceres plasmados en su tejido

Por Norberto Gutiérrez

 * La prenda original debe ser de lana pintada a mano, explican artesanos Por Aura Fuentes Saltillo...

Correcto, mitigar el impacto de las comisiones bancarias a la población: experto

Por Mesa de Redacción

México.- La iniciativa de Morena de reducir o eliminar algunas comisiones bancarias, definitivamente va en...