Sábado, 20 de octubre de 2018 | Año XVIII | No: 6535 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 5:10 PM CDT, Oct 20, 2018
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

Juan, trovador que lleva al Centro Histórico la fascinación de la magia

 * El mago llegado de Camagüey, Cuba, deja boquiabiertos a los transeúntes que viven la experiencia de sus trucos mientras llega la oportunidad de grabar un CD

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 29 Jul .- Juan es mago, cantante, músico y trovador, autor de varias canciones hasta hoy inéditas y en espera de la oportunidad para grabar su disco debut. Mientras tanto asombra con espectaculares e insólitos actos de magia a quienes transitan por las calles de Madero y Motolinía, en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Originario de Cuba, llegó a México en 2005 como turista y se arraigó aquí porque “él, como todos los cubanos, aman a los mexicanos y a su cultura”.

Su nombre completo es Juan Fonseca y nació en 1962 en la ciudad de Camagüey, en el centro-este de la isla de Cuba y cuyo Centro Histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 2008.

Elegantemente vestido, el mago más famoso del Centro Histórico explicó a Notimex que además de ese arte, él tiene otra inquietud artística y cultural: la música; en su repertorio tiene compuestas y arregladas varias canciones, “escribo las letras y la música, para ellas toco la guitarra y la armónica; solo falta grabarlas para que México las conozca”.

Destacó que esos temas se inscriben en el género “balada-son”, porque todos tienen un saborcito a son cubano, aunque hay otros que son dedicados al campo, a La Habana y a otras fuentes de inspiración. Son aproximadamente 10 canciones que tiene listas para grabar, labor que le ha exigido bastante tiempo pero “el esfuerzo valdrá la pena”.

Respecto a esa faceta de su vena artística, Juan se considera trovador porque no tiene más necesidad que su talento, su voz y su depurada técnica en la armónica y la guitarra para llenar el escenario, es decir para grabar su primer disco compacto con el más severo rigor fonográfico. “Solo mi gente, en mi casa, me ha escuchado; creo que ya es hora de darme a conocer”.

Ya es hora, también, de que el artista multidisciplinario goce los productos económicos y en términos de popularidad de lo que ha hecho con tanta pasión y tanto amor. Las letras son sutiles e inteligentes; palabra tras palabra conforman canciones bien estructuradas y definidas, por eso pueden llegar fácilmente a la memoria y al sentimiento del público.

Ataviado a la usanza de los magos clásicos, de traje oscuro y camisa blanca, Juan Fonseca posó al lado de su mesita de trabajo mientras hablaba de sus rutinas. Sobre el pequeño mueble, naipes de diferentes tamaños, desde el estándar o normal hasta milimétricos; mascadas de colores, una varita mágica y pelotas que aparecen de la nada.

“En esta esquina estoy desde que (la calle) Francisco I. Madero se convirtió peatonal, hace seis años, más o menos; mi rutina es breve porque el público que se detiene a verme va de paso, a veces con una prisa evidente y otras no tanto. Como sea, no alargo el show y así todos lo ven completo y al final, cooperan con la moneda que les dicte su conciencia”, refirió.

La que presenta en la vía pública es una rutina sencilla, blanca, familiar, casi básica, más no por ello menos atractiva. Pero mago de abolengo al fin, Juan tiene otros actos del más rico ilusionismo internacional que por razones de tiempo y logística no puede presentar en esas calles de Dios. Son aproximadamente 12 trucos de magia los que puede montar allí.

Estos se apoyan básicamente en la extraordinaria habilidad de las manos del mago, ya que de acuerdo con este artista, la magia es un arte difícil que para un mayor lucimiento y espectacularidad, requiere de recursos suficientes para adquirir equipo y accesorios que provocan que la magia se haga.

Juan no tiene dinero ni espacio para producir en la calle, pero tiene carisma y desborda simpatía. Sabe conquistar al público con la mirada, con su expresión corporal y porque sabe caminar ante los ojos del respetable, que se detiene para ver su espectáculo aunque el Sol caiga a plomo. “Conquistar al público no es cosa fácil, se debe tener confianza en uno mismo y saber transmitirla, así se consume el show”, resaltó.

Ese mago ha creado algunos de los números que presenta en la calle Francisco I. Madero, paseo peatonal que le gusta mucho. “Es linda: de un lado se llega a la imponente Plaza de la Constitución, bordeada por la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional, los edificios gemelos del Gobierno de la Ciudad de México y los portales donde se venden alhajas”.

Del otro, explicó para sus amigos, paisanos y familiares cubanos que leerán estas líneas, “se llega al Eje Central ‘Lázaro Cárdenas’, una de las avenidas más importantes de todo el país, antes llamada en este tramo San Juan de Letrán. Ahí se puede encontrar casi de todo: ropa, calzado, electrodomésticos, farmacias, electrónica, muebles y mucho más”.

Trabajar en ese sitio mantiene feliz a Juan, además, porque mucha gente ya lo conoce. “La vida me dio la gran oportunidad de venir para acá, la tomé y no la he desperdiciado. Siempre soñé con venir a México, país mágico y lleno de amor, con mucha gente buena, lo que me hace pensar y asegurar que pronto llegará a ser una gran nación”, auguró.

Para alcanzar los objetivos en la vida, abundó, hace falta un “poquitico” de magia… “y esa se consigue cuando hay voluntad” Con esos pensamientos, Juan, quien ya tiene carta de residencia permanente mexicana y espera en el corto plazo adquirir la nacionalidad de este país, donde conoció a Chang, un mago de abolengo que lo perfeccionó en las artes fantásticas.

 

INFOMX/NTX/JCC/EPT

Reportajes

Mole de caderas es producto del mestizaje en México y único en AL

Por Mesa de Redacción

Por Ángeles González Bretón. Corresponsal Puebla.- El origen del Huaxmole, su cambio al mole de caderas...

Chinampayolo, un proyecto ejemplar para rescatar a Xochimilco

Por Erika Galicia

México.- Silencioso y sereno, el mítico ajolote mexicano nada entre los canales recuperados de Xochimilco...

El sapo de Sonora, la medicina ancestral que conecta con el todo

Por Mesa de Redacción

Por Mariangel Calderón México.- Subidos en una lancha hombres y mujeres recorren los canales de Cuemanco...

Tlatelolco, antes y después del 2 de octubre de 1968

Por Mesa de Redacción

* La Plaza de las Tres Culturas, testigo histórico y símbolo social México, 2 Oct .-...

TLAXCALA: DONDE RENACE LA TRADICION DE LOS TITERES

Por Luis Carlos Rodríguez González

Tlaxcala.- Regresar al pasado. A las carpas o ferias de pueblos de Michoacán, Jalisco, Yucatán...

Oficios antiguos y personajes fantásticos viven en Museo de Miniaturas

Por Norberto Gutiérrez

Pachuca, 22 Sep .- El Museo de las Miniaturas alberga una colección de cuatro mil...

Los olvidados del 85, más de 30 años esperando soluciones de vivienda

Por Mesa de Redacción

Por Mariángel Calderón México.- A diferencia de quienes llevan un año exacto buscando acciones de vivienda...

Avanzan obras del aeropuerto en Texcoco, en espera de consulta ciudadana

Por Mesa de Redacción

  Por Evangelina del Toro México.- Desde septiembre de 2015, cuando comenzó la construcción del Nuevo Aeropuerto...

Rebozo de Tenancingo, prenda que evolucionó del decoro a la elegancia

Por Norberto Gutiérrez

Por Gerardo Avendaño. Enviado  Tenancingo.- El rebozo se ha configurado a lo largo de los siglos...