Sábado, 28 de marzo de 2020 | Año XX | No: 7059 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

“Los ricos también lloran”, un clásico de las telenovelas mexicanas

1 3México.- El 21 de marzo de 1980 se transmitió el último capítulo de Los ricos también lloran, telenovela que sentó precedentes en la historia de la televisión mexicana.

El melodrama, que contó con las actuaciones de Verónica Castro, Rogelio Guerra, Rocío Banquells, Augusto Benedico, Edith González y Christian Bach, entre otros, se tradujo a 25 idiomas, tan ajenos como el mandarín y el japonés y se transmitió en 120 países.

De hecho, fue la primera historia mexicana que cautivó al público de Brasil y España, además de llegar a países tan lejanos como China, Japón y Grecia.

La popularidad de su protagonista, Verónica Castro, se catapultó y la colocó en los cuernos de la luna en naciones como Argentina, Italia y Rusia.

“Aún no bajaba del avión cuando se podían escuchar ya los “Veroníca, Veroníca” (sí, con el acento en la 'i' como los rusos pronunciaban mi nombre)… tantos momentos inolvidables en Rusia. Una bendición”, escribió la actriz en su cuenta de Twitter, en 2019, cuando el melodrama cumplió 40 años de haberse estrenado.

Inés Rodena escribió la historia basada en una radionovela que se llamó igual. La adaptación para la televisión fue hecha por María Zarattini, quien en aquel entonces incursionaba en la escritura de historias para la pantalla chica.

La dirección corrió a cargo de otro grande de la televisión mexicana, Rafael Banquells, bajo la producción de Valentín Pimstein, que era un mago para contar historias, pues de él se podía esperar cualquier cosa, de hecho, señalan sus alumnos -entre ellos los productores Salvador Mejía, Nicandro Díaz y Juan Osorio-, que su máxima era: "Lo único que está en secuencia es el vestuario", lo que se traduce en que no importaba sacar a protagonistas, si no funcionaban.

El éxito de Los ricos también lloran fue tal, que Pimstein quería más y le pidió a la adaptadora que creara más historia, que no sólo se quedará con la anécdota de la chica pobre que se enamora del hombre rico, quienes pasan una serie de pruebas y obstáculos para al final casarse y ser felices.

Zarattini se enfrentó al productor y le dijo que ya no podría hacer más, eso fue todo para la adaptadora, pues Pimstein prescindió de sus servicios y contrató a Carlos Romero, quien empalmó la trama de la radionovela venezolana Cuando se regala un hijo, original también de Inés Rodena, que cuenta el viacrucis de una mujer, quien tiene un hijo que se extravía cuando ella pierde la memoria y pasan muchos años para encontrarlo, con este agregado, la historia se fue a 248 episodios de media hora.

Aunado a este prolongamiento forzado, se sumó el hecho de que en ese entonces la Asociación Nacional de Actores (ANDA) tuvo problemas sindicales con Televisa y le prohibió a 14 miembros del elenco seguir participando en las grabaciones.

Parecía que ese sería el final del proyecto, pero Pimstein, fiel a sus convicciones, sustituyó a estos actores por otros y no afectó en nada a la trama.

Esta historia fue pensada para el horario de las 18:00 horas, sin embargo, fue tal su éxito que la pasaron a las 21:30 horas, antes del noticiero 24 horas con Jacobo Zabludovsky.

Las versiones de Los ricos también lloran se multiplicaron en varias partes del mundo. Fueron Thalía y Fernando Colunga quienes estelarizaron el remake en 1995 con María la del barrio, mientras que Sandra Echeverría y Mauricio Ochmann hicieron lo propio en 2006 para Telemundo, con Mariana.

Es así que hace 40 años, llegaba a su fin una telenovela que fue parteaguas en la producción nacional y abrió la exportación de los melodramas mexicanos en el mundo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Miscelánea