Lunes, 08 de marzo de 2021 | Año XXI | No: 7405 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

El amor, el enamoramiento; algunas disertaciones

“…En nuestra época hemos idealizado el amor y

la gente quiere un amor

perfecto, continuo, estático”

Francesco Alberoni  (Sociólogo italiano)

BacalarUna pregunta inevitable me nace al inicio de este escrito: cómo abordan el amor las nuevas y también las viejas generaciones a partir de las redes sociales como el Facebook, Whatsapp y otras tantas aplicaciones que existen actualmente.

Tratar de entender, comprender o interpretar esa expresión que late en toda nuestra existencia: eres el amor de vida, frase que generalmente  decimos en forma presente, aunque también la utilicemos en  tiempo futuro, siempre  con una connotación  diferente.

Al buscar una definición de amor,  me encontré con una amplia gama de acepciones   y me sorprende que a pesar de ser el amor un sentimiento totalmente subjetivo, hay estudios científicos que desglosan un amplio y complicado significado del término en cuestión.

¿Cómo lo entiende la ciencia? “Desde el punto de vista biológico*, es un fenómeno integral que involucra nuestro cerebro y nuestros órganos productores de hormonas, como la hipófisis y la glándula adrenal. En el amor participan varios mensajeros químicos que proporcionan una gama de sensaciones que van desde el placer, la euforia, la confianza y la seguridad, hasta la ansiedad, la obsesión y la depresión.  Es un fenómeno que incluye patrones conductuales, cognitivos y emocionales característicos”.

Sin duda alguna, en una relación amorosa existe el enamoramiento el cual es transitorio, aquí van a destacar los procesos de atracción, que inicia por la percepción del placer producido por la estimulación de nuestros sentidos. De ahí la frase “amor a primera vista”

Es decir, hablamos concretamente del sentido de la vista. Es sabido que durante esta etapa del enamoramiento se dan cambios fisiológicos en nuestro organismo. La producción de hormonas cambia, lo cual se refleja en nuestro estado de ánimo, es más, percibimos la realidad diferente.

Otra cosa muy interesante con los estudios relacionados con el amor, es que en el enamoramiento hay un aumento en los niveles de cortisol (una hormona esteroide relacionada con el estrés). Suena muy lógico, pues los enamorados suelen presentar estados de ansiedad y estrés, lo que se manifiesta en un aumento de sudoración, presión arterial, ritmos cardiacos y en los movimientos peristálticos intestinales, coloquialmente “mariposas en el estómago”. Bueno, ya pasada la euforia del enamoramiento, el amor reduce el estrés; pasada la tempestad, viene la calma.

En el lenguaje romántico solemos decir -o que nos digan- “te amo con todo mi corazón, cuando todos nuestros pensamientos, sentimientos y sueños provienen de la actividad cerebral, que tal “te amo con todo mi cerebro”… El sistema límbico, es el que permite experimentar todas las emociones que se presentan durante nuestra vida.

Hay estructuras cerebrales exclusivas para cada tipo de amor. Las que se relacionan con el deseo sexual, como el hipotálamo (región cerebral encargada de muchas funciones, entre ellas, la conducta sexual),  solo se activan en el caso del amor de pareja. Al mismo tiempo se inactivan otras regiones cerebrales como la amígdala y la corteza cerebral frontal y prefrontal (se asocian con el miedo, la tristeza y el establecimiento de un juicio crítico de la conducta). Esto, se puede relacionar para poder entender  otra frase tan común como el amor es ciego.

El fenómeno del amor involucra muchas sensaciones, cabe preguntarse, ¿existe la “molécula del amor”? La ciencia dice que sí, hay sustancias que están ligadas a los estados emocionales y que pueden presentarse en el amor romántico. Hablamos de las sustancias como las hormonas vasopresina y la oxitocina, neurotransmisores (moléculas que se encargan de la comunicación entre las neuronas) como la dopamina y la serotonina, y los opiáceos endógenas (moléculas producidas en nuestro cerebro relacionadas con las sensaciones de placer  y la disminución del dolor), como las endorfinas y las encefalinas. Se sabe también que estos mensajeros químicos pueden regular la producción y los efectos de la oxitocina y la vasopresina. 

Cuando hay una decepción amorosa o se da por terminada una relación; se produce una ausencia de todas las sensaciones positivas, placenteras, etc., lo que lleva “al mal de amores”; la salud se ve afectada, consecuencia de un estrés crónico, lo que puede llevar a una depresión… Según los expertos en amores, el mejor remedio para este mal es vivir y pasar el duelo por la pérdida de ese amor y volverse a enamorar; coloquialmente, buscar otro amor de su vida, o ‘un clavo saca a otro clavo’.

¿Cuánto dura el amor? ¿Puede ser para siempre?

Diversos grupos de psicólogos y psiquiatras han llegado a la conclusión de que el enamoramiento dura unos cuantos meses…  Después, se pasa a un estado más consciente y crítico de la realidad, se empieza a ver las características de la pareja; si la relación es confiable, placentera y reconfortante. Esta segunda etapa, se presenta como la más difícil, pues depende de muchos factores; procesos de memoria, aprendizaje y sobre todo la adaptación a sistemas sensoriales. Debemos tener en cuenta que cuando inicia una relación hay estímulos, todo es nuevo, lo que causa en la otra persona interés, placer y aprendizaje…Lo recomendable es variar las actividades y conductas en una relación de pareja.  Tal vez un cambio pueda ser llegar al matrimonio y a la vida compartida, pues aquí se pueden dar otros procesos de aprendizaje… Cuando estén por agotarse dichos procesos, puede sobrevenir el nacimiento de los hijos; lo que provoca cambios más drásticos y permanentes en términos conductuales y claro, de aprendizaje.

Sin embargo, después de algunos años, se termina el placer y el aprendizaje en la pareja; por ello, los expertos recomiendan que en una relación amorosa se debe alimentar constantemente y reinventarse día con día. Esto, a través de la comunicación, el compromiso, la confianza, la intimidad constante, así como la celebración de momentos importantes.

La psicología mexicana ha hecho también un gran aporte al estudio del amor. Se trata de un modelo denominado “Ciclo de acercamiento-alejamiento de la pareja” que describe la etapa por la que atraviesa una relación amorosa; su autor, Rolando Díaz-Loving, de la Facultad de Psicología de la UNAM. Quien presenta una serie de diversas etapas que van desde el principio del enamoramiento hasta la separación y olvido, pasando por la pasión y el romance; quizá la etapa menos comprometida pero más emotiva y placentera del enamoramiento. La pasión, aparece el deseo sexual y queremos estar cerca del otro, todo el tiempo. El romance, la pareja está profundamente enamorada, todo se ve color de rosa, vivimos para el otro; se puede decir que en esta etapa hay estabilidad en la pareja.

Tanto la sociología como la psicología desarrollan diversas teorías sobre las relaciones amorosas; el tema del amor no es nuevo, pues desde hace siglos se ha tratado de descifrar. Hay dos palabras que usamos frecuentemente para expresar nuestros sentimientos a la persona amada, la decimos con mucha frecuencia sin detenernos a averiguar su significado; nos referimos a un “te amo”, ¿qué queremos transmitir o comunicar al decirlo?

Para el psicólogo Ezequiel Nieto, “te amo” puede interpretarse:

“Te deseo efectivamente; te quiero sexualmente; espero que me ames; confío en poder amarte; tengo esperanza en que se desarrolle una relación significativa entre nosotros; quiero tu admiración a cambio de la mía; te doy mi amor para satisfacer una pasión; te admiro por tus cualidades; quiero que me gratifiques; deseo tu protección;  anhelo que rompas mi soledad”, quizá pudiéramos seguir con una lista interminable; ahora sí, piense y sea más directo con lo que quiere transmitir con la expresión “te amo”.

Para Robert J. Sternberg, investigador de la Universidad de Yale, hay tres componentes en el amor: intimidad, pasión y compromiso. La intimidad es la capacidad de compartir sentimientos… La pasión se refiere a la sexualidad y, el compromiso es, a corto plazo, la decisión de amar al otro, y a largo plazo, la voluntad de mantener ese amor.

Uno de los autores más reconocidos en el estudio del amor es el sociólogo Francesco Alberoni, quien desde hace algunas décadas considera que este tema debe ser tratado científicamente.

Alberoni ha señalado que “en nuestra época hemos idealizado el amor y la gente quiere un amor perpetuo, continuo, estático; cuando lo que busca en realidad es perpetuar   eternamente la etapa del enamoramiento, sin darse cuenta de que esta es    una fase importante del amor, pero pasajera”.

 

*Fuente consultada revista ¿Cómo ves?   ¿Qué es el amor? Respuesta desde la Biología. Dr. Ignacio Camacho  Arroyo

2 comentarios

  • Roberto Alvarez Gallardo
    Roberto Alvarez Gallardo Domingo, 14 Febrero 2021 21:10 Enlace al Comentario Reportar

    Excelente descripción del Amor, dónde coincido que todas sus etapas son pasajeras y todo depende del compromiso personal, bueno esa es mi perspectiva.

  • José estrada
    José estrada Domingo, 14 Febrero 2021 08:05 Enlace al Comentario Reportar

    Muy interesante artículo saludos

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Miscelánea

Consejos contra el Covid-19

consejos

Puntos de vista...