Todas las Columnas | Infórmate Diario

Sábado, 23 de septiembre de 2017 | 07:45 | Año XVII | No: 6142 | CEO: Francisco J. Siller | Directora General: Rocío Castellanos
esarbgcazh-CNzh-TWcsdaentlfrdeeliwhuitjakonoplptruslsvtrukvi
A+ A A-

Todas las Columnas

Del tsunami solidario

Armando Rojas Arévalo

YADIRA. Estrujante y perturbadora ha sido -y es- la tragedia ocasionada por la fuerza devastadora la naturaleza. Empero, la lección que nos deja la marejada de solidaridad es que México no está de rodillas. Ejemplar la labor del Ejército, la Marina y la Policía Federal, hay que reconocerlo. Ni un diputado, ni un senador, ni un funcionario agarró una pala o prestó sus manos para retirar escombros. Deleznables. Son los 628 desaparecidos que dejó el sismo.

México está muy golpeado. Primero, los huracanes que derramaron riales, arrasando pueblos; luego los sismos del día 7 que golpearon a Chiapas y Oaxaca, dejando desolación, y ahora este terremoto que nos hace recordar que la madre naturaleza tiene memoria, pues repitió la catástrofe de 1985. El alma vaga contrita entre calles llenas de escombros y muros embadurnados de dolor y tristeza, psicosis y pánico. ¡Somos tan vulnerables!

Sin embargo, vemos a un pueblo en pie de lucha. Está empoderado por un remolino de sentimientos, entre impotencia, pesadumbre y coraje, mezclados con una actitud de que frente al mal tiempo los tamaños van por delante. La madre naturaleza nos pegó con furia, pero nos mantenemos erguidos. ¡Imagínate nada más por unos segundos a este pueblo organizado!

La espontánea y generosa ayuda solidaria de miles y miles de ciudadanos –mujeres, hombres, jóvenes, personas mayores- se convirtió en tsunami que, por otro lado, podría volverse incontrolable. La gente se ha volcado sobre edificios colapsados para rescatar a víctimas y ayudar a desalojar escombros, gracias a las redes sociales que han desempeñado muy bien su función convocante, porque han sido instrumentos que sirvieron a la ciudadanía para informarse y unirse. Empero, cuidado! También se convirtieron en medios que segundo a segundo desinformaron sobre inmuebles que supuestamente se derrumbaron y en mensajeras de noticias infundadas que causaron psicosis y pánico.

Edificios que presuntamente caen y requieren ayuda, fueron muchas de ellas noticias falsas, como descabelladas las versiones de que se espera un mega sismo de efectos catastróficos, a decir de equis “científicos”. Se recomienda no compartirlas.

La ciudad de México está, en efecto, colapsada. La movilidad fue un desastre el día del sismo, porque todo el mundo pretendía llegar a las emergencias cuanto antes. Unos llevando palas y picos o su buena voluntad en las manos, otros acudiendo a los centros de acopio con comestibles, alcohol, agua oxigenada, paquetes de algodón, medicamentos y todo tipo de cosas que pueden mitigar el hambre y el dolor de las heridas.

Los datos oficiales hasta hoy jueves es de más de 50 personas rescatadas con vida; 251 muertos, de los cuales 115 corresponden a la Ciudad de México, en Morelos, 73; en Puebla, 44; en el Estado de México, 13; cinco en Guerrero y uno en Oaxaca. El dato de edificios que se derrumbaron se desconoce con precisión, pero son más de 30, extraoficialmente.

Reportes diversos nos muestran más de 60 edificios caídos en las colonias Del Valle, Obrera, Lindavista, Xochimilco, Cuauhtémoc y Narvarte; se habla de 2 mil 400 inmuebles averiados. Un centro comercial en Calzada de Tlalpan y Miguel Ángel de Quevedo (Soriana) colapsó, aunque extrañamente no se reportan víctimas. Daños en templos e inmuebles de valor histórico, como la iglesia de San Francisco en el D.F., y las de Tepoztlán, Ocotepec, Tetela del Volcán y Tlayacapan, así como el Palacio de Cortés, en Cuernavaca;

La Ciudad de México se sumió en un caos trepidante. El suministro de energía eléctrica se restablece, los teléfonos de casas y celulares dejaron de funcionar muchas horas pero se recobran, y la seguridad en las calles es de pesadilla. Muchos malandrines se aprovechan de la situación haciéndose pasar como supervisores de Protección Civil para entrar a robar en las casas y los asaltos son constantes en aquellas avenidas donde la circulación de vehículos se hace tormentosa. Lamentablemente volvieron a aflorar las conductas más negras del ser humano. Tal es el caso, entre muchos, de un sujeto –TITO “n”- que sustrajo 90 colchonetas de manera ilegal que iban destinadas a damnificados en Tuxtla Gutiérrez. Cuesta trabajo entender cómo una persona se vale de las circunstancias para hacerse de lo que no es suyo, y peor cuando se trata de ayuda humanitaria.

La gente no ha medido ni tiempo ni horarios para aportar su ayuda. Por otra parte, tiendas de barrio y grandes supermercados han agotado muchas de sus mercancías, en especial alimentos enlatados, porque quienes no pueden ir a remover escombros, acuden a comprar los productos para llevarlos a los centros de acopio.

POBRE JOJUTLA.- Los videos muestran la desolación en Jojutla, Morelos. “Jojutla se nos cayó, así como usted lo oye, Jojutla se nos acaba de caer”, dice el hombre que graba el video. En la grabación, publicada en el canal de videos YouTube por el usuario Express Noticias, la persona que comparte los hechos resalta que las imágenes "parecen sacadas de una película de terror"

Este sentimiento de solidaridad se ha mezclado con el de profundo repudio a la miserable actitud de los partidos políticos, que se niegan a renunciar a la jugosa prerrogativa que recibirán para las elecciones de 2018, cuando los 12 mil millones que se han presupuestado para los comicios son indispensables para la reconstrucción de pueblos y ciudades colapsados por los huracanes y los sismos. En las redes circula una carta con miles de firmas de ciudadanos, exigiendo que se le quiten ese dinero a los partidos que, dicho sea de paso, no sirven ya en estos nuevos escenarios. Sin discusiones ni dudas, me sumo a tal propuesta. La de eliminar el financiamiento a los partidos.

Esa solidaridad conmovedora del pueblo también se mezcla con el sentimiento de rechazo a funcionarios que se han acercado a las zonas de desastre para lucirse en la pasarela. Por ejemplo, el Secretario de Gobernación, MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG, fue increpado y agredido por un grupo de personas, mientras hacía un recorrido en Chimalpopoca y Bolívar, donde se derrumbó un inmueble. Y es que –se pasa- OSORIO CHONG arribó al lugar un par de horas después del temblor, rodeado de granaderos y colaboradores suyos, para revisar los daños en el edificio. En cuanto la gente lo vio, comenzaron los insultos y la lluvia de objetos.

Lo mismo le ocurrió en Juchitán al secretario de Educación Pública, AURELIO NUÑO, a quien prácticamente abuchearon y corrieron.

P.D.-La ciudadanía debería organizarse para hacer una contraloría social que vigile el destino de los recursos y los préstamos que México empezará a recibir. Se acabaron las manos libres.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto: 299

Relacionados

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Reportajes y Especiales

Prev Next

Visit the best review site bbetting.co.uk for Bet365 site.

Infórmate.com.mx ©2000-2017. Derechos Reservados. Registro Indautor 04-2014-020610124900-203.