Domingo, 16 de mayo de 2021 | Año XXI | No: 7474 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

De sur a norte, Tabaré Alonso, es un viajero trasgresor que viaja desde el Uruguay hacia la fría Alaska (Parte II)

Tabaré_partII_cap_01México, 11 abril.-  "No soy pobre señor. Hace unos meses, llegando a la ciudad de Panamá fueron días difíciles estaba indispuesto por dormir con gripe varios meses, tres días mojado. América también lo sentía. Mi llegada fue un poco caótica pero felíz, había completado la primera parte de esta travesía, de recorrer América en bicicleta, desde Uruguay hasta Panamá en 18 meses, luego, ingresando a la ciudad, después de las 10 de la noche, le preguntó a un señor 'perdónde señor ¿dónde puedo dormir?' - Bajo un puente, me prsponde. YA a los pocos minutos,ya con la cama pronta, sobre el piso con un cartón viene un señor, con su auto blanco y con su hija de 6 años, sebaja y sin decirme una palabra, me regala 65 centavos de dólar; que de hecho, era la primera vez que alguien me trataba de indigente. Me hubiera gustado contárle, decirle que 'no soy pobre' que soy un afortunado de la vida, que tengo la posibilidad de vivir un sueño. He dormido en las mejores playas, en montañas, selvas y desiertos del sur. Ahora vengo a redescubrir a su gente, las aguas cristalinas de Panamá..." * Fragmento en el libro de Tabaré Alonso Díaz: "Uruguay - Alaska. Un viaje por América en bicileta. (Fragmento que se puede escuchar en las diversas redes del amigo uruguayo).

Alaska, ¿por qué elegir esa fría tierra como la meta de esta aventura?

TA.- En Alaska no hay nada. Es sólo un norte. Un punto a donde llegar cuando te pierdes. Me refiero a “no rendirme”. Cuando yo digo “Alaska” es para recordarme que tengo una meta.

Sin embargo, ¿tienes una fecha pensada para llegar hasta allá?

TA..- Mira, el Covid trunco miles de millones de sueños; uno de ellos casi fue el mío. Yo estaba a un año de estar llegando, pero con el tema de la pandemia, creo estaré llegando en dos años, máximo dos años y medio. Por qué, porque de aquí me voy a Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Aguascalientes Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Durango, Sonora, Sinaloa y Baja California, estados que pienso recorrer en ocho meses. Luego, viene Estados Unidos, quiero recorrer la Ruta 66, de los Ángeles, me voy bordeando todo Texas hasta Miami, subo por la costa este, Washington hasta llegar a Vancouver, esto planeo sea en dos años, dos años y medio.

¿Hay refugios para viajeros aventureros?

TA.- Fíjate qué bonito lo que tú planteas. Hoy día está todo ¡tan preparado para que lo que hagas! Puntos para viajeros, caminantes, ciclistas etc. Voluntariados, “llegas a un pueblo realizas uno, haces un trabajo y lo intercambias por comida”. ¡Está todo tan preparado! Pero volvemos a lo mismo; terminamos viviendo ¡todos, las mismas experiencias, y aprendiendo lo mismo! He ido a estos refugios o casas para ciclistas, no te sientes solo, la vibra es padrísima, pero la realidad: no la vas a ver ahí. La realidad la vas a ver cuándo ¡nadie te espera, y nadie te conoce!

Entiendo que hay ya un libro. ¿Cómo es que ya hay un libro del recorrido y por qué la necesidad de escribir? Tabaré_partII_cap_02

TA.- Es algo que hice por necesidad, para no olvidar. Lo hice a mi gusto; yo elegí las fotos etcétera. Las correcciones, me ayudaron unos amigos, pero partí de que si no lo escribo, se me olvidan las cosas. Desde el momento de “cómo me sentía”, “cómo llegué a ese lugar” hasta cómo abordar todo lo malo para tener un aprendizaje. Ha sido muy bonito releer cosas que escribí hace dos años y reflexionar sobre ello. Cosas como “qué cargado de arrogancia estaba yo” sobre algunas cosas, o  cosas que veía muy simples y ahora son complejas. Por ello creo es importante escribirlo. Ha sido un reto porque como también no tengo ningún tipo de apoyo económico, entonces fue cien por ciento financiado por mí, y gracias a una comunidad ciclista en México, pude vender algunas pulseras e imprimir algunas copias. No soy profesional en la redacción, este libro que lleva por título “Uruguay – Alaska, un viaje por América en bicicleta” aún va a ser corregido. Mi idea es terminarlo, y ya al final poder venderlo en diferentes puntos, ya que de momento sólo lo vendo yo.

Escribir es algo muy bonito ¿cómo te sientes redactándolo?

TA.- Pues es muy bonito poder materializar tu proyecto. Porque después de tanto tiempo de trabajar en la construcción, de ir planeando; voy a generar algo de dinero, ya no con mis manos, sino con el trabajo de mis pies.

México. ¿Cómo ha sido tu relación aquí entre tanto “chichimeca”, ahora que llegas a la CDMX?

TA.- Te leo algo de mi libro: “Por unos pocos pagan todos, por la ineptitud de unos pagan miles de millones, una nación, un país. México es así: místico, tranquilo, violento. Aquí hace frío o calor los 365 días del año, con muchas preguntas y pocas respuestas a simple vista. De un lado amor, del otro odio. México ríe, canta y ruge. México es de los mexicanos y de quien sueña descubrirlo.”

La comida mexicana, es desde grasosa hasta picante ¿qué sorpresas te ha dado?

TA.- Pues por mi economía no me puedo dar lujos como probar “ceviche o camarones”, lo que yo puedo comer es lo que comen los “chalanes”. Y sí, se come el picante. Yo no comía el picante, pero para el ejercicio el picante es el que me deja al cien. Cuando llegué a México me decían “prueba los tacos y los tacos”, pero a mí no me gustaban los tacos. Hasta que un día que llego a Motozintla, un pueblo de Chiapas, allí fue donde por primera vez pruebo los tacos de seso… Y dije ¡gau! Ahí me empecé a enamorar de los tacos que de sesos, de lengua. No te aburres de México. El cariño de la gente que dices “Hey ¿tienes lugar para dormir, ya te bañaste, ya comiste?”. Lo típico que ha sido por acá es “¿Ya comiste Tabaré?”

La familia. ¿Cuántos son en tu familia y qué dijeron cuando les dijiste que emprenderías un gran viaje?

TA.- Somos tres hermanos (Bernabé, Alexis y yo). Mi mamá me acompaña en espíritu, sin embargo; ella siempre soñó con meterse en las montañas. Cuando le conté de esto ella sólo me preguntó “¿Estás seguro? ¡Hazlo”. En cambio, mi papá es un hombre más rijoso. Pare él, el motivo de mi viaje eran pretextos para “evitar asumir responsabilidades”. No lo juzgo, mi papá ya falleció, pero fue una relación compleja y dura la que tuvimos. Y es que él siempre hizo lo que los demás le decían qué debía hacer, y no seguir sus propios sueños.

¿Cómo eran las idas a la escuela?

TA.- Sí iba en bici. Yo era una persona súper cerrada. Me sentía una “bomba” de emociones, pero no se lo decía yo a nadie, me era difícil poder expresar lo que sentía, y este viaje me ha permitido sacar todo eso.

¿Escuchas música cuando viajas?

TA.- Música no escucho porque a veces me distrae. A parte, si lo hiciera, me consumiría mucha batería del celular y me es imprescindible ahorrar por cuestiones de emergencia. Pero sí escucho algo de rock argentino como La Vela Puerca, bandas uruguayas como El Cuarteto de Nos, La Tabaré.

Las Cletas: ¿A qué edad recuerdas haber aprendido a rodar sobre las dos ruedas?

TA.- Como a los nueve años. Pero yo odiaba a las bicicletas. Y es que me obligaban a ir a la escuela en bici; en tanto mis compañeritos iban en moto, o con sus papás. Y mientras ellos llegaban “fresquecitos” yo llegaba sudando y yo quería llegar igual; puras tonterías que hoy así las veo.

¿Hay alguien que admires en el ciclismo?

TA.- Para mí son gente que no tiene ni Instagram, ni redes. Son gente de la calle, son ángeles que dan todo ayudando a los que vamos pasando, o ayudando a otros en condición de calle, o de pobreza, para mí esos son mis héroes. Una chica que conocí, me ayudó a vender mis artesanías, mis pulseras. Ya que yo no sabía cobrar por mi trabajo. Para mí, ella es una héroe en mi vida.

Cuénteme ¿cómo te hiciste de tu bici?

TA.- Cuando salí de Uruguay no sabía ni cómo parchar una bici. Es una bici de aluminio, es una de las más sencillas, el nombre que le puse es: “América”. Me la han robado dos veces, y dos veces la he recuperado. Una vez fue en Brasil; tuve que pagar un rescate, unos 200 reales ($720.00 pesos mexicanos). Es una bici que tenía frenos normales, ahora le puse uno de disco. Tuve unos patrocinadores, pero la empresa ya cerró. La empresa se llamaba “Motociclo” vendían motos y bicis pero ya cerraron. 

 Tabaré_partII_cap03

El registro más antiguo del que suponemos en la vida de los occidentales, es el famoso relato de Homero en su Ilíada y la Odisea. Desde ahí, es que tenemos los primeros registros del espíritu humano por alcanzar sus más anhelados deseos, la de viajar. El viaje no es una metáfora, es un acto absoluto de transformación, como sabemos, Odiseo salió desde las costas de Troya, pero al volver ya no era el mismo su cosmogonía era más amplia, más rica. Mentalmente había madurado, evolucionado. Su visión de la otredad, seguramente rebasaba sus propias fronteras. Desde ese entonces la literatura ha explorado mundos reales y metafóricos de las trasformación a través del viaje. Nos ha conducido por extensas, complejas y difíciles transformaciones, a través de hombres y mujeres que cargados de dudas y miedos contenidos; rompieron las cadenas sociales que les ataban para emprender sus propias búsquedas.

Desde las ciencias hasta la literatura, poseen sus propios textos que nos conducen por aventuras emocionantes, desde mudos pequeñitos, hasta mundos macro. La aventura de Tabaré Alonso es igual, va de lo pequeño, de lo interior hasta lo macro. De un reflejo donde se ve él mismo, se cuestiona, se atreve y busca ofrecerse sus propias respuestas. Las dudas siguen y lo persiguen, no da nada por sentado, por real, único o inmutable, se vuelve como el agua, se amolda a su contenedor y fluye.

La aventura de Tabaré sigue, se ha detenido en la CDMX por razones de la pandemia, pero también porque aquí ha encontrado muy buenos amigos, y un cobijo de solidaridad. No obstante, él partirá pronto, pues Alaska lo espera. Aunque no es sólo eso, sino un experimento de vida, una revisión íntima, hacia sus propios ángeles y demonios. Pocos nos atrevemos a viajar, y en ese viaje a sufrir, a padecer, a y rascar dentro de nuestro propio "yo". Y es que el terror de lo que podemos descubrir nos aterra. Tabaré no acude a un psicólogo, ni paga ostentosas cifras por consulta, simplemente usa lo que el instinto común le dicta: hace un viaje por ambos mundos, el de las maravillas que hay en el exterior, y las que él mismo va cultivando.

A continuación compartimos con ustedes las redes sociales de Tabaré para que lo conozcan, le apoyen y sean compañeros de viaje de este gran hermano de América del Sur, del hermos Uruguay: @TabareAlonso// https://www.instagram.com/tabarealonso/   https://www.facebook.com/ciclistatabare y https://linktr.ee/Tabarealonso

¡Suerte Tabaré, y que la buena fortuna te acompañe!

** Como fotoperiodista, le agradezco la hermosa amistad, paciencia y gran compañia a Tabaré, un joven admirable y a quien le extiendo toda mi admiración.

Modificado por última vez enViernes, 09 Abril 2021 11:16
Enrique López Moreno

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Consejos contra el Covid-19

consejos

Reportajes

Santos y narcos

Por Ashlei Espinoza Rodríguez

México.- El miedo es una emoción de la que ningún ser humano está exento. Cuando...

Clausuran obra, desperdiciaba 5 millones de litros de agua al día

Por Eliana Gilet

México.- Después de años de pelea sin respiros, la Asamblea de los pueblos, barrios, colonias...

Red 5G, carrera por la supremacía tecnológica

Por Manuel Galeazzi Ramírez

México.- Personalidades de la política internacional, como la líder demócrata Nancy Pelosi, dicen que China...

Ejecuciones y desapariciones de marinos y militares en guerra contra narcotrafico

Por Juan Carlos Villarruel

México.- El 11 de mayo de 2015, Jhonit Enríquez Orozco, de 23 años, trabajador de...

Donald Trump y su "negociación" de 512 días

Por Alejandro Salas

México.- Fiel a la estrategia que le ha redituado rentabilidad en su país -y críticos...

Pesadilla de “Dreamers” en EU es la deportación

Por Ashlei Espinoza Rodríguez

*Sus hijos son los “dreamers” y los niños binacionales. Ellos son los soñadores. Se fueron...

Tía Trini comparte remedios, secretos y su pasión por las abejas

Por Lucia Lizárraga. Corresponsal

Tlaquepaque.- La Tía Trini ahora es una marca, pero hace 40 años era quien proveía...

Raperos mantienen la tradición ambulante

Por Ernesto Alvarez

México.- “Vamos a jugar un juego, yo les doy rimas y ustedes nos dan dinero”...

Proyecto Chapultepec sin dirección ni rumbo

Por Luis Galindo

México.― En medio de cuestionamientos por no haber extendido una convocatoria pública a la comunidad...

Puntos de vista...