Logo
Imprimir esta página

Contradicciones en las peticiones de AMLO ante la cumbre del G20

05256C49 C701 414B 8FD8 0FD7E1EBFAF7México, 22 Nov.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo0 al Grupo del G-20 que enfrentar la crisis económica ha sido menos doloroso y complejo que luchar contra la pandemia del COVID-19. A nosotros nos fue útil abandonar las recetas económicas aplicadas durante el periodo neoliberal, empezando por desechar la estrategia de endeudar al pueblo para rescatar a los de arriba. Ahora fue diferente.

Puntualizó que gracias a las medidas de austeridad y al combate a la corrupción, no tuvimos que recurrir a nuevos préstamos y todos los recursos liberados se destinaron de manera directa, sin intermediarios, a la base de la pirámide social, y de allí fue subiendo hacia la cúpula, es decir, se le dio preferencia a los pobres y a los integrantes de las clases medias.

"Esta estrategia coincidió con el milagro del aumento de las remesas enviadas de Estados Unidos de América por nuestros paisanos migrantes, remesas que envían nuestros paisanos a sus familiares, que este año, a pesar de la pandemia, llegarán a la suma récord de 40 mil millones de dólares, dinero que beneficia a 10 millones de familias pobres que están recibiendo en promedio 350 dólares mensuales", destacó..

Sobre la economía mexicana, el presidente dijo que se está cumpliendo el pronóstico que hicimos en el sentido de que la crisis tendría un comportamiento en forma de ‘V’, caeríamos hasta el fondo, como ocurrió en abril, pero saldríamos del hoyo, como de hecho ha venido sucediendo.

Según su aprecieación, la economía empieza a crecer y, del millón de empleos formales perdidos, ya se han recuperado 500 mil. Pienso en que, en marzo próximo, lograremos alcanzar de nuevo los 20 millones 500 mil puestos de trabajo que tenía registrados el Instituto Mexicano del Seguro Social antes de la pandemia.

En la primera reunión virtual del G20, donde participó el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, los principales temas a tratar estuvieron relacionados con la crisis sanitaria y la vacuna para controlarla. Mientras el presidente afirmaba la responsabilidad del Estado por proteger la salud de los ciudadanos, especialmente aquellos con enfermedades crónicas, el manejo de la situación en el país muestra otros datos.

Fue en el penúltimo fin de semana de noviembre 2020 cuando tuvo ocasión la primera reunión virtual del G20, siendo Arabia Saudita el país anfitrión. Los principales temas en la mesa de diálogo giraron alrededor de la pandemia de Covid-19, las medidas para evitar contagios, el desarrollo y la distribución de vacunas, así como las acciones para sobreponerse a la crisis económica. Según expertos, resulta la peor recesión en la historia de la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial.

La participación del presidente López Obrador por parte de México fue resumida en cinco puntos. La satisfacción del Estado por garantizar la salud fue el primero, una afirmación discutible por algunos expertos. Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció en un principio el sistema de detección del país, recientemente declaró en su cuenta de Twitter la situación actual como "atroz".

De las principales problemáticas señaladas por la OMS fue la incapacidad de realizar suficientes pruebas de Covid-19 en los mexicanos. Según el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se realizan tres pruebas por cada 100 mil habitantes. Sin las pruebas hechas, es imposible tener un seguimiento adecuado a la población contagiada.

Otro de los puntos dichos por AMLO fue "ayudar a los pobres y no centrar las acciones gubernamentales sólo en destinar fondos públicos a empresas o instituciones financieras en quiebra". Aunque loable, la situación en México ha sido otra. De acuerdo con Michael Ryan, el director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, en México las personas pobres son 50% más vulnerables a morir de Covid-19, señalando la alta mortalidad sobre todo en comunidades indígenas.

"Hay una situación compleja en México con este impacto desigual sobre los pobres y los indígenas, con una estrategia de relativamente poco testeo, que significa que la escala de la epidemia está subrepresentada. Está claro que se necesita hacer más para abordar los problemas de diagnóstico y la diferencia de resultados entre los diferentes grupos sociales", declaró el doctor Ryan.

Con poco más de un millón de casos confirmados en México y más de cien mil muertes, México se enfrenta a una situación crítica. Las peticiones del presidente Andrés Manuel ante la cumbre virtual del G20 son precisas y optan por las mejores intenciones. Sin embargo, las cifras y la situación actual de los mexicanos demuestra que son más necesarias las acciones a las palabras.

Norberto Gutiérrez

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Derechos Reservados 2020
El contenido informativo de informate.com.mx puede ser reproducido siempre y cuando se incluya un enlace al artículo original.