Lunes, 27 de enero de 2020 | Año XIX | No: 6998 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Antonio Lazcano Araujo: El origen de las especies, a 160 años de su teoría

En la FIL de Guadalajara

Antonio Lazcano Araujo:

El origen de las especies, a 160 años de su teoría

Por Aura Fuentes

[Antonio Lazcano Araujo no sólo es un científico de prestigio, de reconocida trayectoria internacional y ensayista cuestionador, sino un avezado creador cultural: su libro sobre el origen de la vida es una referencia invaluable de la literatura científica. Estará presente el sábado 7 de diciembre en la FIL de Guadalajara para impartir la cátedra “Darwin y sus tareas pendientes”.]

 México, 4 de diciembre .― El científico Antonio Lazcano Araujo, de renombre internacional, dice que la ciencia en México cuenta con una comunidad pequeña, pero sólida y pujante, que requiere ser tomada en cuenta en la atmósfera cultural, a la que está ligada permanentemente.

      En uno de los salones de El Colegio Nacional, del cual es miembro desde hace cinco años (2014), el especialista en Biología recibe a Notimex para compartir su visión sobre la difusión de la ciencia hoy día en México, que cuenta con diversas formas de expresión: exposiciones, conferencias, talleres, cursos, diálogos, presentaciones de libros y eventos novedosos como el del Túnel de la ciencia.

      Contrario a lo que pudiera parecer, Lazcano Araujo afirma que existe mucho interés por parte del público en la ciencia, cuya comunidad no sólo centra su divulgación en torno del interés juvenil sino en distintos estratos de la sociedad. Prueba de ello son las conferencias que realizan en el propio Colegio Nacional al que acude gente jubilada o amas de casa que viven en las inmediaciones:

      ―Yo me acuerdo que hace muchos años, platicando con Jesús Reyes Heroles, había la idea de hacer Casitas de la Ciencia. El nombre a mí me parece muy bonito, si bien no a todos les gusta. Consistía en agregar la palabra Ciencia en cada Casa de Cultura existente en el país para que la gente se diera cuenta de que no hay contradicción entre ambas.

      El doctor en Ciencias por la Facultad de Ciencias de la UNAM, en la cual cursó la licenciatura de Biología, señala que ciencia y cultura van ligadas profundamente, por lo que se pueden realizar experimentos “espléndidos” entre una y otra para combinar la literatura, las artes plásticas y la música con la divulgación de la ciencia, vinculación, cuando se ha hecho, de “comprobado éxito”:

      ―Algo que se ha realizado menos, pero funciona muy bien, es el montaje de obras de teatro. Ha habido intentos de combinar conciertos con divulgación científica. Alguna vez platicamos con el rector de la UNAM para ver la posibilidad de hacer un concierto “Holst: Los planetas”, proyectando las imágenes de los planetas en la Sala Nezahualcóyotl, pero creo que finalmente no se hizo, al menos no con mi participación.

 

Oportunidades para todos

Antonio Lazcano Araujo (Tijuana, 1950) confiesa su deseo por un país menos centralizado intelectual y académicamente:

      ―Porque basta con ir a Pachuca o a Cuernavaca, ciudades cercanas a la capital mexicana, para darse cuenta que no existen las bibliotecas, ni los conciertos o las facilidades para los jóvenes estudiantes e investigadores como sí se tienen en la Ciudad de México. Creo que ese es un problema que no me afecta en mi trabajo, pero sí como persona. No quiero un país tan centralizado. Estoy muy acostumbrado al modelo estadounidense, donde uno puede ir de Austin a Boston, de Boston a Seattle, de Seattle a Kansas, y encuentras comunidades científicas desarrolladas porque es un país que invirtió desde hace tiempo en ciencia ―acota Lazcano Araujo.

      Aunque es sumamente amable, su semblante cambia ante lo que considera una injusticia. Porque afirma que existen magníficos centros de desarrollo en lugares como Cuernavaca, Irapuato, San Luis Potosí, Yucatán y Baja California, no así en algunas regiones específicas como Tamaulipas, Oaxaca o Chiapas, donde el retraso y las enormes desigualdades sociales son evidentes.

      Lazcano Araujo asegura que el apoyo por parte de la comunidad académica es grande, como sucede en el IPN, la UAM y la UNAM, esta última ―en la cual da clases, lo que confirma su certeza― con una política institucional de apoyo a la investigación científica:

      ―Empero, falta una mayor inversión no sólo económica sino también social y política a mediano y largo plazos. No es posible que el presidente diga que los investigadores somos como una suerte de mandarines que estamos enriqueciéndonos y viviendo en holganza mientras el pueblo está en condiciones de miseria. Si uno se acercara a las comunidades científicas vería que hay una actitud muy generosa de la gente por compartir lo que sabe y tener estudiantes de todo el país.

      Añade que la construcción de una comunidad científica es una labor difícil, seria, por lo que lamenta que, “de repente, en los cargos o hay una ingenuidad rampante o una ignorancia enorme de lo que son otras áreas de la ciencia”.

 

La ausencia de suplementos

Antonio Lazcano Araujo es autor de más de 150 trabajos de investigación editados en revistas con arbitraje internacional. Al respecto indica que en México hay publicaciones científicas de dos tipos: las que son los órganos de expresión de la propia comunidad donde se dan a conocer resultados específicos, especializados, para un sector formada por investigadores y estudiantes:

      ―Al mismo tiempo hay algunas revistas de divulgación que han sido o son muy buenas. En la UNAM contamos con Ciencia, que ha tenido altibajos y concentrado mucho en aspectos de antropología o de biología. Había una buena revista: Muy Interesante. Algunos periodistas mexicanos ya están en revistas del extranjero.

      En cuanto a los suplementos culturales más sobresalientes cita a “Babelia” de El País (España) y al de Le Monde (Francia). De México recuerda al que incluyera el diario La Jornada primero dirigido por el periodista Fernando Benítez primero y luego por el antropólogo Roger Bartra:

      ―El problema es que en México en estos momentos no tenemos suplementos culturales. Antes, aunque escasos, era una maravilla estar esperando el sábado o el domingo para leerlos. Hay periódicos como Milenio o Reforma, que los tienen, que le daban cabida a la ciencia.

      Además, indica que, si se observan las revistas estadounidenses o europeas, el lector se dará cuenta de que no sólo tienen periodistas especializados en ciencia sino también caricaturistas especializados, “porque las caricaturas tienen un éxito enorme en la comunidad científica”. Y ya encarrilados en la comunicación, advierte que en México “no se ha explorado lo suficiente en los blogs de ciencia, como los del periódico inglés The Guardian”.

      Pese a ello, opina que el empeño en las actividades de divulgación de la ciencia es “extraordinario” en el país donde existe “una vieja tradición” que proviene desde el siglo XVIII con el periodista José Ignacio Bartolache (Guanajuato, 1739-1790), quien “intentaba difundir descubrimientos científicos en la Nueva España” mientras que en el siglo XIX “gente como José María Velasco, o Alfonso Herrera más tarde, hacían actividades de divulgación científica”:

      ―En el momento en que se afianzan en el México post-revolucionario con instituciones como la UNAM, primero, y el Politécnico, después, uno ve políticas de difusión bien definidas. En la UNAM tuvimos un personaje extraordinario: Luis Estrada, y todos los que hemos hecho difusión tenemos una deuda con él. Fundó la espléndida revista Naturaleza, donde todos estábamos invitados a participar.

 

Un rapero canta sobre el origen de la vida

Aunque suena “una anécdota cursi”, como la denomina, Lazcano Araujo, cuenta que un sábado acudió a una librería frente a Bellas Artes (De Cristal, que se hallaba en la Alameda Central) y al salir vio a un señor que le pareció, por el overol manchado, un pintor de casas, el cual sacó un papel arrugado que leyó para después preguntar al encargado por un libro: El origen de la vida: evolución química y evolución biológica, hecho que lo conmovió mucho.

      Ese mismo libro, que Antonio Lazcano Araujo escribiera en 1983, lo ha visto en ediciones piratas. Con una sonrisa sagaz, confiesa que el hecho lo llena de orgullo, aunque no así a Francisco Trillas, su editor, a quien no le hacía ninguna gracia.

      Otra anécdota ocurrida mientras viajaba en uno de los vagones del Metro de la Línea 2:

      ―Se subió un muchacho rapero, bastante malo, con un morralito. Imagino que era estudiante y cantaba en el Metro para ganar dinero. Comenzó a hablar de la ciencia y los hoyos negros y el origen de la vida y el libro de Lazcano Araujo. Entonces yo me sentí sublimado. Dije: ¡ya estar en un rap es una maravilla!

      Al respecto, el también autor (o coautor) de 16 libros especializados sobre problemas evolutivos, como La bacteria prodigiosa (1988) y Alexander I. Oparin: la chispa de la vida (2008), reconoce que debe hacer una nueva edición de El origen de la vida ya que lo escribió hace más de 30 años:

      ―Yo creo que el mayor mérito es el entusiasmo que le puse, pero el libro ha tenido un éxito sorprendente. De veras me asombra cómo ha pegado. Tiene una traducción al chino. Tengo sólo dos ejemplares. Debe ser modificado. Como el campo del origen de la vida tiene aportes de astronomía, de química, de biología, de física, etcétera, es un tema que cambia constantemente, por eso necesito rehacerlo.

      Lazcano Araujo adelanta que ya cuenta con el esquema general para hacerlo, e incluso del Fondo de Cultura Económica se han acercado a él para pedirle la nueva edición, así como gente de una editorial española; pero para él lo importante es que sea como el de ahora: un ejemplar pequeño y barato.

 

Reconstrucción teórica

El científico revela las cuestiones que hoy en día le interesan: una de ellas es que en su laboratorio están usando las técnicas que emplean los lingüistas para ver cómo eran los genomas de los organismos antiguos:

      ―Los lingüistas comparan palabras como bather, father, padre…, nosotros comparamos genes de manera cuantitativa; desarrollamos un método nuevo, totalmente inédito, para fijarnos en las estructuras tridimensionales de las moléculas de proteína para rastrear su genealogía, equivalente a tomar una pintura de los ancestros y decir tengo las orejas de mi tatarabuelo y la nariz de mi bisabuela.

      Cada vez le interesa más el hecho de que después del origen de la vida el cambio más importante que sufrió el planeta fue la acumulación de oxígeno, el cual ―aunque en la actualidad se vea como algo dado― es producto de la evolución biológica y se modificó radicalmente, no sólo por los metabolismos o la distribución ecológica de microorganismos sino por la distribución de metales en la tierra primitiva:

      ―Muchos procesos biológicos necesitan de metales (zinc, cobre, fierro…), y ahora estamos viendo de qué manera eso se afectó. Me interesa reconstruir bien el desarrollo de la teoría del origen de la vida y evolución de las células, porque en los últimos años ha habido una serie de cambios muy acelerados que han modificado nuestra perspectiva.

 

Aniversario 160

Hace 160 años Charles Darwin publicó, el 24 de noviembre de 1859, la primera edición de El origen de las especies, un libro que jugó un papel esencial en la definición del marco conceptual de la biología contemporánea. Al respecto, Antonio Lazcano Araujo —quien impartirá la conferencia “Darwin y sus tareas pendientes” este sábado 7 de diciembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara— comparte:

      —La publicación del libro de Darwin es un punto culminante no sólo para la biología ni para las ciencias, sino para la cultura en general. Representa la obra maestra de Charles Darwin quien de manera clara expone estas evidencias en su obra:

      “1. La evolución existe.

     “2. La selección natural es uno de los mecanismos principales de la evolución de los seres vivos (no dice que es el único).

      “De modo que explica la diversidad biológica pasada y presente como resultado de la divergencia por selección natural y otros mecanismos a partir de una población ancestral de seres vivos”.

      Lazcano Araujoafirma que la evolución es un hecho irrebatible donde la Teoría de la Evolución es la explicación y el corpus del desarrollo posterior que se da, en cualesquiera de sus formas: ya sea matemática o paleontológicamente, observacionales o experimentales, todas ellas apoyan las ideas de Darwin para poder entender la vida actual. Es difícil subestimar el impacto que tuvo On the Origin of Species, título original de la obra.

      Sin embargo…

      —Basta asomarse a Bellas Artes para ver el retrato de Charles Darwin que pintó Diego Rivera en uno de sus murales. Basta ver la forma en que ahora entendemos la resistencia a los antibióticos como un fenómeno de evolución darwinista y basta vernos reflejados en el rostro de un chimpancé para darnos cuenta de que nos estamos viendo en el espejo de la evolución.

      Dice el biólogo que, pese a los intentos fallidos de los grupos creacionistas estadounidenses —que cada vez son más audibles en México—, el libro sigue marcando un hito en nuestra visión de la naturaleza, de la sociedad y de nosotros mismos.

      Respecto al neodarwinismo social con relación a que “sólo el más fuerte sobrevive” y su vinculación aplicada al modelo neoliberal, Lazcano Araujo dice:

      —En realidad, la teoría de Darwin lo que hace es explicar la enorme variación que hay en la vida en la Tierra, es una teoría que se sacó de contexto rápidamente para defender, por ejemplo, las ideas de la explotación capitalista, pero es una teoría que no se aplica a galaxias, no se aplica a lenguajes y no se aplica a sociedades. Es una teoría que no debe leerse fuera del contexto de la ciencia de la vida, aunque su impacto ideológico y filosófico va mucho más allá.

      Finalmente, el científico Antonio Lazcano Araujo platica que cierra el año con mucho trabajo, con dos alumnos que se acaban de doctorar y ofreciendo conferencias a las que acude con su grupo de trabajo.

      Por eso, con rebosada alegría, declara que no se puede quejar, pues le va “maravillosamente bien”.

 

 

 

/AFG/VRP

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

Chignahuapan: Pueblo de la eterna navidad

Por Yaremi Escobar

 México.- Enclavado entre los estados de Puebla, Tlaxcala e Hidalgo, Chignahuapan es el municipio mexicano que...

Incendio en guardería ABC es la mayor tragedia infantil de México

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada

Hermosillo.- En la historia moderna de México, no existe tragedia infantil más grande que el...

Un año de gobierno de AMLO, desde la óptica de analistas y empresarios

Por Mesa de Redacción

México.- Aunque analistas financieros y empresarios ven aspectos positivos y negativos del primer año de...

Empresas de seguridad privada aumentan inversiones en tecnología

Por Diana Domínguez Galván

México.- En el último año, la inseguridad en las carreteras del país para el transporte...

Van contra La Cantera, academia en la que bailarines forjan sueños

Por Aura Fuentes

* Alerta el coreógrafo Jaime Camarena que después de 10 años la gentrificación en la...

Construyeron viviendas en el Estado de México para el abandono

Por Mesa de Redacción

México.- A 54 kilómetros del centro de la Ciudad de México se localiza el municipio...

Barro canelo, técnica alfarera ancestral que enorgullece a tonaltecas

Por Lucía Lizárraga Castro. Corresponsal

Tonalá, Jal.- El orgullo más grande de los tonaltecas es la alfarería con barro canelo...

Cierra parque acuático Tecómitl a un día de inaugurado en Milpa Alta; detectan riesgos para…

Por Norberto Gutiérrez

México.- A un día de inaugurado, el Parque Acuático Tecómitl se encuentra cerrado debido a...

Imperio Alpha oferta “packs” de menores

Por Mesa de Redacción

Por Gerardo Avendaño México.- Videos y fotografías eróticos y pornográficos de menores de edad han sido...