Domingo, 12 de julio de 2020 | Año XX | No: 7166 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

 Fallecimientos: 34, 730  Contagios: 295,268  Activos: 30,682  Nuevos: 6,094
Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

A 125 años del nacimiento de Santiago Bernabéu, símbolo del madridismo

Por Alan Aguilar López

México, 7 Jun .- El madridismo se vestirá de manteles largos este lunes 8 de junio, día en el que se cumplirán 125 años del nacimiento de Santiago Bernabéu, quien dejó un inigualable legado en el Real Madrid durante sus épocas como jugador y presidente.

Con 35 años en el mandato, Bernabéu de Yeste ha sido el dirigente que más tiempo ha ocupado la presidencia del conjunto de Chamartín en toda su historia y basta con hacer un recuento de las glorias que la entidad logró bajo la batuta del fallecido en 1978.

Como presidente, Bernabéu fue el artífice de la consecución de 16 Ligas de España, seis Copas de Europa, seis Copas de España, dos Copas Latinas y una Copa Intercontinental. Aunque los éxitos no llegaron solamente en el balompié, porque el equipo merengue de básquetbol obtuvo 55 títulos durante aquella época dorada.

Su laureada trayectoria dentro y fuera de las canchas, así como su consolidación como el gran estandarte madrileño, propiciaron que la Junta Directiva de la institución decidiera cambiar el nombre del antiguo Estadio de Chamartín, creado en 1947, por el de Estadio Santiago Bernabéu en 1955.

Los inicios de una carrera destinada al éxito

Santiago Bernabéu nació un 8 de junio de 1985 en Albacete y desde pequeño tuvo sus primeros contactos con el futbol, aunque en la posición de guardameta, situación totalmente ajena a lo que lograría siendo el referente en ofensiva del Real Madrid.

El primer partido en el que representó la camiseta blanca se celebró en 1912, fue un choque amistoso ante el extinto English Sports Club, frente al cual anotó su primer gol, el cual significó la victoria 2-1 para los suyos.

Su debut oficial se produjo en 1914 y le bastaron sólo un par de apariciones para convertirse en uno de los líderes de los “merengues”. Pese a sus constantes éxitos a nivel de clubes, no pudo disputar un solo partido con su combinado nacional, quizá su única asignatura pendiente en tan envidiable carrera.

Lo hecho por Bernabéu como gran símbolo blanco pudo haber no existido, pues en el pleno auge de su carrera estuvo cerca de jugar para el Athletic Club de Madrid, actual Atlético de Madrid, pero la Real Federación Española de Futbol (RFEF) le impidió representar a esta entidad al no cumplir ni un año de su separación de su antiguo club.

En 1927, y después de levantar 10 títulos con la escuadra de Chamartín, colgó los botines con 32 años de edad para atravesar una efímera etapa como ayudante de entrenador y, posteriormente, llegar a la directiva del equipo.

La presidencia de Bernabéu, época dorada del Real Madrid

Fue en 1929, dos años después de su retiro profesional, que se hizo cargo de la secretaría de la Junta Directiva de la entidad merengue, puesto que ocuparía hasta 1935 y que sería la antesala de su nombramiento como presidente el 15 de septiembre de 1943.

Antes de cumplir un año en el mandato, Bernabéu adquirió unos terrenos en la capital española para llevar a cabo uno de sus grandes objetivos: la creación de un nuevo estadio para el equipo de sus amores.

Después de tres años de arduo trabajo en la construcción, y con la presencia de 70 mil espectadores, el Estadio de Chamartín fue inaugurado el 14 de diciembre de 1947 con un triunfo de los blancos 3-1 sobre el equipo portugués Os Belenenses.

El 4 de enero de 1955, solamente ocho años después de su apertura, la Junta Directiva del Real Madrid cambió el nombre del inmueble al estadio Santiago Bernabéu, denominación que ha perdurado a través de los años y con el que se le conoce hoy en día a la casa del 13 veces campeón de Europa.

Durante su dirigencia, Bernabéu hizo fichajes de gran renombre como Luis Molowny, Francisco Gento o Raymond Copa, pero, sin duda alguna, el traspaso de mayor éxito para el entonces presidente fue el de Alfredo Di Stéfano, quien lideró la época dorada del Real Madrid y que ganó dos Balones de Oro por aquel destacado rendimiento.

La consolidación de Real Madrid como un gigante europeo

En conjunto con los periodistas franceses Gabriel Hanot y Jacques Ferran, máximos representantes del prestigioso diario L'Equipe, Bernabéu fue uno de los precursores para la creación de la Copa de Europa en 1956.

En aquellos años el Real Madrid era un equipo completamente dominante en su competencia doméstica y mantuvo ese poderío a nivel continental para ganar la primera edición de la Copa de Europa, después de un electrizante triunfo por 4-3 ante el club francés Stade Reims.

La escuadra “merengue” enfrentó rivales de gran potencial que desafiaron su dominio, pero ninguno pudo evitar que los de la capital española ganaran las siguientes cuatro ediciones de manera consecutiva y que, en 1960, Bernabéu y su equipo ya tuvieran cinco títulos europeos en sus vitrinas.

La sexta Copa europea para el conjunto de Chamartín tuvo que esperar seis años y fue lograda por un equipo conformado exclusivamente por jugadores españoles, los cuales derrotaron a un complicado Partizán de Belgrado en el partido decisivo.

Una eterna llama, el gran estandarte del madridismo

Debido a complicaciones en su salud desde mediados de la década de los 70, Bernabéu consideró necesario que la Junta Directiva le buscara un sustituto, lo cual no sucedió. Pese a ser intervenido quirúrgicamente de forma exitosa, en 1977 fue diagnosticado con cáncer.

El 29 mayo de 1978 reaparecieron los problemas hepáticos y sufrió una obstrucción del colédoco. Sólo cuatro días después, el 2 de junio, y después de una dura batalla, el gran estandarte del madridismo perdió la vida.

La laureada trayectoria de Bernabéu le valió para recibir algunas condecoraciones como la Medalla de Oro y Brillante de la RFEF, así como la Medalla de Oro al Mérito Deportivo, la cual recibió por parte del propio Rey Juan Carlos I. Además, en 2002 la FIFA lo recordó con la Orden del Mérito.

El madridismo puede jactarse de haber tenido a uno de los mejores mandatarios en la historia del balompié mundial, quien no sólo dejó su huella en esta institución, sino también jugó un papel determinante para que este deporte tenga la esencia con la que predica en tiempos modernos.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

Petrograbados, vestigios históricos encontrados en Mina, Nuevo León

Por Norberto Gutiérrez

Monterrey.- Petrograbados de ocho mil años de antigüedad, con figuras que representan los fenómenos naturales...

Templo Mayor, el proyecto más importante de mi vida, destaca Eduardo Matos

Por Juan Carlos Castellanos C.

* A sus 77 años y más de medio siglo en la arqueología, mira hacia...

El mariachi, referente de la música tradicional mexicana

Por Norberto Gutiérrez

México.- Escuchar el inconfundible y rítmico rasgueo de la vihuela, la guitarra, el guitarrón, y...

El Tequila, producto 100 por ciento mexicano

Por Norberto Gutiérrez

México.- El tequila mexicano se ha ganado un lugar especial en el gusto de los...

La Habana, medio milenio de magia entre cambios y coyunturas

Por José Gabriel Martínez

México.- La Habana llega este 16 de noviembre al medio mileno sin haber perdido un...

El Metro, 50 años de historias

Por Quetzali Blanco

México.- El Metro de la Ciudad de México, es desde hace 50 años, el principal transporte...

Raperos mantienen la tradición ambulante

Por Ernesto Alvarez

México.- “Vamos a jugar un juego, yo les doy rimas y ustedes nos dan dinero”...

En Lomas Taurinas, Colosio sigue “vivo”

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada

Tijuana, BC.- “La gente salió huyendo, mirándome enojados, toditos asustados, comenzaron a gritar: ¡Huye, José...

Reseña de una excursión a Xichú, Guanajuato

Por Enrique Carranza

México.- Recorrer los 334 kilómetros que median entre el Valle de México y Xichú (Estado...