Jueves, 14 de diciembre de 2017 | Año XVIII | No: 6225 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 2:35 AM CST, Dec 15, 2017
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

Alarmante aumento de la infertilidad en México

México.- En México la fertilidad ha ido disminuyendo paulatinamente de forma que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en 2014, registró que el promedio de hijos nacidos vivos de mujeres en edad fértil era de 1.7 hijos por mujer, cuando en 2010 era de 2.3.

El por qué ocurre este fenómeno es explicado por el Dr. Gustavo Nazik Cadena Alfaro, especialista en ginecología y obstetricia, yendo más allá de las causas comunes como el ejercicio excesivo, el alcoholismo, los desequilibrios hormonales y demás, el doctor destacó no sólo otras causas médicas sino también las causas sociales y de interés económico que impiden una mayor natalidad
Sobre las causas del aumento de la infertilidad en los últimos años, el doctor explica que ocurre por 3 cosas: cuestiones fisiológicas del cuerpo de cada persona, el ambiente donde se vive y se desarrollan las personas y también se debe a la estadística actual.
Sobre las dos primeras razones menciona, de entre los problemas internos del cuerpo y los hábitos actuales, afectan ambos. La drogadicción, el tabaquismo, el que estemos muy contaminados y tengamos problemas de estrés, ansiedad, insomnio, todos son factores de infertilidad tanto para los hombres como para las mujeres.
Pone de ejemplo a la mujer, que dijo tiene una fisiología y un ciclo de comunicaciones sensitivo-bioquímicas tan impresionante que si está muy estresada, angustiada, ansiosa, preocupada, triste, afecta su ciclo ovárico, y eso puedecontribuir para la infertilidad.
Sin embargo, sobre la contaminación que hay en México, explica que no se sabe exactamente qué tanto afecta, porque no hay estudios de eso en realidad, “¿debe de afectar? Obviamente, ¿cómo? no se ha determinado, entonces es una interrogante bastante importante en México y en el mundo”, declara el doctor Nazik.
Que México sea el segundo lugar en obesidad a nivel mundial también impacta en la infertilidad. En la obesidad se tiene un metabolismo diferente a los que tienen un índice de masa corporal conservado, explica.
De acuerdo con el ginecólogo, en las mujeres la grasa corporal produce una gran cantidad de hormonas, muchas que ni siquiera conocen y de las cuales no saben el funcionamiento al 100%, estas hormonas van a hacer de mala calidad a los óvulos, y con ello disminuir la fertilidad. Otros factores de la obesidad que afectan a la mujer son la aparición temprana de diabetes e hipertensión.
En el caso de los hombres, la calidad espermática, la calidad seminal es afectada con otras cosas que están pegadas, por decirlo de alguna manera, con la obesidad, como la dislipidemia (altos niveles de grasas en la sangre), la hipertrigliceridemia y la hipercolesterolemia, apunta.
“Es decir, todo a lo largo del tiempo va afectando a la salud, y en algún momento puede favorecer la fertilidad o inclusive disminuirla”, explica Nazik.
Sobre la tercera razón menciona que siempre ha habido infertilidad en el mundo, el problema es que desde hace apenas10 años la estadística no tenía los números reales porque había muchos subregistros, eso ha hecho que en la actualidad aumenten los números respecto a la infertilidad. También, el que la densidad sea muy pequeña, repercute pocos nacimientos.
“Es diferente la estadística que se puede recabar en distintos estados de la república, porque las empresas que se dedican a ello tampoco están presentes, porque no hay un estudio serio en esos estados; pongámonos a pensar, Yucatán es rico ¿en qué?, en turismo entonces las estadísticas reales del estado son turismo no otras cosas", explica.
Hoy en día ha surgido un nuevo cambio en la sociedad que también afecta a la fertilidad del país pero no se trata exactamente de la infertilidad, tomando en cuenta que, de acuerdo con el doctor, la infertilidad es cuando una pareja ha intentado embarazarse y no lo ha logrado aun cuando tiene relaciones sexuales constantes sin un método de planificación familiar e intentó embarazarse por más de un año.
Explica que hay una gran diferencia entre los grupos de 30, 35 años, de 35, 40 y de 40 a 45: se ha triplicado la tasa de embarazos en esas edades hoy en día. Se debe, asegura, a que las mujeres quieren embarazarse a mayor edad, porque quieren desarrollarse más en la vida, prepararse más, viajar, y postergan la fertilidad para los años venideros, pero entre más edad, hay más infertilidad
Si la mujer supera los 35, señaló, la posibilidad de que tenga un bebé disminuye hasta en el 20, 25%. Si se trata de la infertilidad determinada por un factor, son las parejas de mayor edad las que tienen más problemas para poderse embarazar.
El doctor declaró, “He escuchado muchas veces ‘¿para qué vamos a traer hijos a este mundo tan deteriorado?’. He encontrado parejas que dicen ‘no quiero hijos porque quiero disfrutarme, quiero disfrutar a mi pareja’, y por allá de los 50 años quiera embarazarse; ya no sería lo ideal, de hecho el límite de edad para la ayuda a una pareja, considerando sólo la edad de la mujer para someterla a una técnica de reproducción asistida, son hasta los 50, no más”.
Pero eso va cambiando conforme van creciendo las personas, tanto en la edad, emocionalmente, psicológicamente y en cuestión de conocimiento, señala el ginecólogo; “en algún momento de la vida yo creo que tienes la necesidad de ser padre y eso es algo que le ocurre, hasta ahorita que yo he visto, a todo mundo, que lo quieras postergar porque quieres hacer tu vida es otra cosa”, denotó.
Cuando una pareja se entera que no puede tener hijos, explicó que los daños emocionales son devastadores, el hecho de no tener bebé en una pareja que quiere tenerlo, que desea tenerlo, puede convertirse hasta en una obsesión y puede ser causa de depresión en la pareja; recordó que ha tenido en el consultorio parejas que se sueltan a llorar, porque la repercusión emocional y en la salud es basta.
Mencionó que muchas veces, cuando la pareja se llega a estudiar y se descubre que el factor de infertilidad está en la mujer, la mujer se siente no útil, vacía, se siente frustrada; cuando es el varón, también llega a sentirse así pero el manejo de esa emoción es diferente. “Por eso las cuestiones de infertilidad hay que manejarlas con mucho cuidado. Por eso no se vale que digamos mentiras”, concluyó.
La conclusión anterior la destacó por el tipo de atención que explica se le da a la infertilidad en México, sobre la que cree sí se le pone atención, pero no la adecuada. Están surgiendo muchas gentes que se dedican a esto, pero con la consigna de hacerse ricos no por ayudar a la gente, hoy los terrenos de la infertilidad se han vuelto de lucro, los centros de reproducción entrenan a su personal para vender, mencionó.
“Llegas con tu pareja, que no te has podido embarazar y lo primero que te hacen es, como decimos coloquialmente, un ‘cocowash’, te intentan convencer de algo que tal vez tú no necesites porque no estudian a la pareja”, indica el ginecólogo, cuando según él, se debe hacer un estudio de pareja infértil, determinar si tienen o no tratamiento y si tienen, tratarlos y si no, entonces echar mano de los procedimientos de reproducción asistida, pero señala que eso no se da en la gran mayoría de los centros de reproducción.
“Yo he trabajado en muchos centros de reproducción. Uno que está en Santa Fe, son tantas mentiras con ellos, yo trabajé ahí 6 meses y salí corriendo, porque si tú vas a una consulta con ellos, desde el principio te dicen ‘es que usted necesita una fertilización in vitro’” destacó, cuando hay otros métodos de reproducción asistida como vientre subrogado, inseminación artificial, programación del ciclo femenino y demás.
El doctor remarca que debe haber más profesionales con una ética muy bien establecida para ayudar a la pareja de manera veraz, honesta y empática en la medicina en general para que también los médicos generales o profesionales que no se dedican a la reproducción deriven a la pareja infértil con un profesional porque menciona está el problema de que solamente el 15% de las parejas infértiles en México se acerca con un biólogo de la reproducción, otro 15% se acerca con un ginecólogo y el 70% restante de las parejas infértiles se acerca con un médico general.
“No se vale que los que nos dedicamos a esto tratemos de lucrar con una pareja que tiene una necesidad de tener un hijo; hay que tratarlo de manera muy puntual, siempre la verdad en todo”, remarcó.
Hablando sobre la medicina, mencionó que cree que en México hay gente brillante que no encuentra refugio aquí pero sí en otros países y eso es triste y lastimoso, por lo tanto es necesario cambiar la actitud, pues hace falta apoyo de “nuestros gobiernos” ya que no le apuestan a la ciencia “porque tal vez no les da popularidad”. Mencionó esto el doctor al explicar que la investigación a nivel genético es muy cara.
De igual manera, sobre si hay nuevas ideas para los tratamientos de fertilidad, comentó que la gente rumora que en algún momento se podrán hacer bebés con ojos de color el determinada, cabello de color determinado, etcétera; cuando estamos lejos de eso.
Señalando que la ley en todo el mundo todavía no está bien asentada para los procedimientos de reproducción asistida y hay muchos vacíos, apunta que sería complicado echarle la culpa alguien por andar haciendo algo que no está normado.
Compartiendo una parte de él mismo, el doctor Nazik explicó que se dedicó a la reproducción asistida porque “la medicina es la más humana de las ciencias y la más científica de las humanidades y creo que si pudiéramos considerar al cuerpo humano como una máquina, sería la maquinaria más difícil de determinar su funcionamiento. Eso es lo que llamó en mí mucho la atención, no me vislumbro en otra carrera lo mío lo mío es esto”.
Agregó que lo que más le gusta de su trabajo es ayudar a la gente a recobrar su salud, a que entienda su salud y ayudar a que una pareja pueda tener la dicha de tener un bebé, “es una cosa que no te imaginas, es tal satisfacción profesional-emocional. Creo que los seres humanos venimos a este mundo para ser felices y a mí hacer mi trabajo me hace feliz entonces esa es la cuestión”.
Antes de finalizar, mencionó las muchas formas de evitar que la infertilidad siga aumentando en el país, que básicamente radican en cuidarse: hacer ejercicio, comer bien (a sus horas y una cantidad de calorías adecuadas); dormir mejor, no de más porque es un gran periodo de ayuno y sobre todo cambiar la actitud de la gente, pues favorecería a menos estrés, agresiones, violencia, etcétera. También se deben identificar las señales del cuerpo y en el momento tener asistencia oportuna, “porque los mexicanos como raza guerrera que somos no buscamos ayuda pronta”.
“Una vida más tranquila, más feliz ayuda a que la fertilidad sea mejor”, aseguró.