Domingo, 16 de enero de 2022 | Año XXI | No: 7719 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Cine a la luz de la luna, entre áboles y estrellas: 10 años de ElCineClub

  México, 25 Ago.- Visiten Playa del Carmen, en Quintana Roo, y dense una vuelta, miércoles o viernes en la noche, por el Parque La Ceiba. Encontrarán media centena de camastros y una gran pantalla que exhibe una película, por lo regular mexicana. Y una audiencia que poco tiene que ver...

‘Laberinto Yo’eme’ de Sergi Pedro Ros: la dignidad de la tribu

  México, 5 Ago.- Sergi Pedro Ros conoció a miembros del pueblo Yaquí en Veracruz, cuando él presentaba su trabajo cinematográfico y ellos bailaron la Danza...

‘Sin señas particulares’ de Fernanda Valadez: el viaje al infierno de los desaparecidos

  México, 4 Ago.- El hijo de Mercedes le avisa a su madre que se irá a trabajar al otro lado y ella no lo vuelve...

Tercera edición del Festival de Nuevo Cine Mexicano de Durango

  México, 3 Ago.- El FESTIVAL DE NUEVO CINE MEXICANO DE DURANGO tendrá como sedes la sierra O’dam del sur en octubre y, la ciudad de Durango...

‘Yermo’ de Everardo González: la mirada de los desiertos distantes

  México, 1 Ago.- México, Mongolia, India, Estados Unidos, Perú, Islandia, Namibia, Marruecos y Chile; los espacios infinitos de los desiertos son la materia del más...

‘El gran salto’ de Jorge Porras: todo lo que ocurre mientras buscas la gloria  

México, 30 Jul.- Jorge Porras conoce a Luis Rivera desde que ambos eran niños; cada semana coincidían en comidas de domingo que hacían sus padres...

‘Territorio’ de Andrés Clariond Rangel: masculinidades en conflicto

  México, 29 Jul.-Desde su ópera prima, Hilda (2014), Andrés Clariond Rangel busca el debate en sus audiencias. La historia de la mujer de clase alta con nostalgias...

‘Laberinto Yo’eme’ de Sergi Pedro Ros: la dignidad de la tribu

 

72474073 2477247735705203 2414706364149399552 o 810x352

México, 5 Ago.- Sergi Pedro Ros conoció a miembros del pueblo Yaquí en Veracruz, cuando él presentaba su trabajo cinematográfico y ellos bailaron la Danza del Venado. A Ros le fascinó el ritual de la tribu, pronto se hicieron amigos y empezaron a compartir experiencias culturales. Uno de ellos le comentó que era adicto a la metanfetamina y que no la podía dejar. «Esto me lo cuentan prácticamente todos, me pregunto por qué, y así arranca la investigación de Laberinto Yo’eme

El documentalista después supo que la tribu Yaqui ha sido asediada y violentada a lo largo de la historia. A pesar de que un decreto presidencial firmado por Lázaro Cárdenas reconoce su territorio como propio y establece una repartición del 50% del uso de las aguas del río Yaqui, éste nunca se ha cumplido. Los yaquis viven sometidos a un genocidio sistemático, que se ajusta a los tiempos y formas de gobiernos y sociedades. En el presente, este asedio viene desde el crimen organizado, vía la metanfetamina, con el despojo de las aguas del río Yaqui, con los grupos empresariales que utilizan el agua para fines especulativos.

Laberinto Yo’eme es un retrato de las complejidades que atraviesan la tribu yaqui, como ejemplo de las vicisitudes que atraviesan muchos pueblos originarios en México y América Latina», explica Ros. «Esto no es exclusivo de la tribu Yaqui: cualquier identidad no hegemónica tiende ser aplastada, a no querer dialogar con ellos; es de lo que habla esta película.”

¿Cómo logras el permiso de la comunidad para filmar a los Yaquis

Me acerqué de una manera muy directa y honesta. Todo el tiempo les dije quién era yo, qué buscaba, cuál era mi visión respecto a lo que me contaban. Para mí siempre ha sido importante mostrar cómo las hegemonías acaban con todo aquel que es más pequeño y diferente, porque también yo, como identidad en disputa, me encuentro en ese tipo de espacios. A ciertas personas sólo les interesaría que habláramos inglés o castellano, así sería más fácil controlar nuestras estructuras mentales e identitarias.

La clave para que la película pudiera filmarse siempre fue un acercamiento natural y con base a la afinidad. Decidí trabajar con personas afines, no quería darle minutos de pantalla a la contraparte. Mi preocupación era que los personajes de esta historia, los afectados de todo esto, tuvieran toda la película para expresarse, que se extienda el diálogo con el espectador sin filtro, sin un especialista que explique la situación política y social; son los protagonistas quienes deben entablar el diálogo directo con el público.

Tomas un riesgo muy grandeal filmar enfrentamientos y momentos de violenciaAlgunas secuencias ocurren después de una alzada o un problema con el crimen¿cómo vivían ese riesgo ?

En el territorio Yaqui la violencia es constante, latente, ha entrado de la manera más brutal y no deja espacio a la convivencia al interior de la tribu. Más allá de los riesgos que nosotros hayamos asumido como extranjeros al interior de la tribu Yaqui, lo importante de la pregunta es: ¿cómo viven los yaquis esta situación de violencia? La viven al interior de sus casas y sus familias; es lo que debe importar. Si nosotros fuimos y corrimos riesgo no fue importante, lo importante es lo que está sucediendo con la tribu Yaqui.

Mientras gestionaba esta entrevista veía noticias sobre los asesinatos de Luis Urbano y Tomás Rojo, dirigentes yaquis que aparecen en tu película. La película se estrena en un contexto doloroso, pero que también la hace más pertinente. ¿Cómo se mira Laberinto Yo’eme a la luz de estas noticias?

Estoy triste pero al mismo tiempo debe servirnos para accionar, replantearnos qué está pasando en el territorio mexicano, en el territorio Yaqui. La película es una muestra de la tribu Yaqui pero si la comparáramos con otras comunidades de México encontraríamos muchas similitudes.

Queríamos estrenarla con la presencia de Tomás y Luis, nos encontramos con un estreno manchado por estos hechos terribles, al mismo tiempo pensamos que eso hace más necesaria la película, que estás voces de Luis y Tomás, que han intentado ser calladas, no van a ser ni silenciadas ni calladas porque están en esta película y van a recorrer todo el país en las salas de cine, en cine clubes, en espacios culturales, etcétera.

Cada vez que esta película proyecte la voz de Luis Urbano, de Tomás Rojo y de muchísimos integrantes de la tribu Yaqui, de muchísimas personas que comparten sus vivencias, van a trascender esos testimonios y esas posiciones sociales y políticas .

Es una película que muestra un estado de la cuestión de la tribu Yaqui y las formas en que es violentada, pero pues también es una película de alguien que está buscando alguna expresión significativa en lo cinematográfico; ¿cómo conjugas estas dos entidades, la del testimonio y la que busca la expresión cinematográfica? 

Esto fue un elemento a discusión a la hora de construir la estructura de la película: cómo voy a contar lo que debo contar, si cuando la vean se fijarán en esos elementos formales, cinematográficos, estéticos.

Hay un juego interesante en plasmar este juego entre la construcción cultural que viene desde la ficción, desde la creación del mito que tienen todas las culturas, nuestro cuento que nos explica, esa transmisión oral de quiénes somos y quenos hace quienes somos. Y ese ser quienes somos se ve interrumpido por ese choque de hegemonías, por esa realidad brutal que nos arrolla e intenta desplazarnos. Ahí hay un conflicto estético importante, un conflicto visual, eso se plantea en la película.

Para mí la cuestión identitaria es fundamental en mi propia vida, ver cómo ellos construyen esa identidad y filmarla de manera libre, que mientras caminamos por el desierto me cuenten su historia, que tiene que ver con nosotros, que la podemos escribir juntos. Hay un juego en la película sobre cómo se construye la verdad; hay muchas verdades en juego en esta película, una verdad cultural, una verdad cruda, realista, imponente, entonces al interior del mundo del cine documental quería aportar mi postura. Tenía la oportunidad de hacer mi ópera prima y quería marcar una posición, una mirada respecto a mis posiciones a la vida.

¿Ya lo vio Laberinto Yo’eme la comunidad Yaqui? ¿La gente en Sonora, que vive cerca de la comunidad? ¿Cómo ha sido esta retroalimentación?

Una de mis promesas con las autoridades de los pueblos de la tribu Yaqui, era que la se presentaría en territorio Yaqui. Cuando estuvo terminada fuimos hicimos cuatro presentaciones, en cuatro de los ocho pueblos. Tratamos de hacer el máximo de difusión para que el máximo de personas pudieran llegar. Los eventos fueron en diciembre de 2019, antes de la pandemia.

En la última proyección hubo una asistencia masiva, llevaba quinientas sillas pensando que tal vez eran demasiadas y faltaron unas mil. Para mí fue un honor, ha sido de las proyecciones más importantes de toda mi carrera cinematográfica. Qué bueno que lo hicimos porque luego llegó la pandemia y las cosas que queríamos hacer se hubieran complicado mucho.

Las personas de Sonora externas a la tribu Yaqui, si no es que asistieron a las proyecciones abiertas a todo el mundo, no la han visto. Y desde luego me encantaría que la vieran, pues la tribu yaqui es parte de la sociedad sonorense y ellos tienen un odio exacerbado hacia la tribu Yaqui; sería interesante hacer un ejercicio de comprensión, de acercamiento por parte de la gente blanca de la gente, los yoguis, que la gente que no es Yuremi. Sería interesante detener ese racismo y ese odio, que es el mismo hacia cualquier pueblo originario. Me encantaría proyectar la película en Sonora, para el público yogui.

Norberto Gutiérrez

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

El alto que alimenta en plena pandemia

Por Javier Lira

México.- Los limpiaparabrisas sobre las calles de Bucareli y Chapultepec aguardan el semáforo en rojo;...

El expediente oculto: Caso Carlos Domínguez

Por Lucía Calderón

México.- Un expediente oculto pudiera dar el viraje a las indagatorias del asesinato del periodista...

Migrantes LGBTIQ de El Salvador, entre la vida y la muerte

Por Javier Lira

Tapachula, Chis.- Unos 13 integrantes de la Comunidad Lésbico Gay Bisexual, Transexual, Intersex Queers (LGBTIQ)...

Protesta, ira y diamantina

Por Agustín Lozano /Foto: Isaías Hernández

México.- La protesta en el Metrobús Insurgentes de la noche del 16 de agosto donde llovió...

El gobierno es un mediocre: Adrián LeBarón

Por Lucía Calderon

La Mora, Bavispe, Sonora.- “El gobierno es un mediocre, están más jodidos que la chin...

La triste historia de “El Black”

Por Agustín Lozano y Javier Lira

México.- La cofradía en un picadero, puede llegar a ser tan leal como letal. Los...

Migrantes a la espera de visa humanitaria en Chiapas

Por Norberto Gutiérrez

«¿Tú crees que yo tenga oportunidad aquí?», es la pregunta que un profesor haitiano hace...

Montreal, arde de diversión en el invierno

Por Alejandra Pérez Bernal/Enviada

• Cuenta con un sinfín de actividades para todos los gustos, bolsillos, edades y nacionalidades•...

Delincuencia “asfixia” a productores de aguacate

Por Carlos Trejo Serrano

*Hasta 100 mil pesos se paga como “derecho de piso” en esa entidad y en...

Puntos de vista...