Domingo, 29 de mayo de 2022 | Año XXI | No: 7852 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Cine a la luz de la luna, entre áboles y estrellas: 10 años de ElCineClub

  México, 25 Ago.- Visiten Playa del Carmen, en Quintana Roo, y dense una vuelta, miércoles o viernes en la noche, por el Parque La Ceiba. Encontrarán media centena de camastros y una gran pantalla que exhibe una película, por lo regular mexicana. Y una audiencia que poco tiene que ver...

‘Laberinto Yo’eme’ de Sergi Pedro Ros: la dignidad de la tribu

  México, 5 Ago.- Sergi Pedro Ros conoció a miembros del pueblo Yaquí en Veracruz, cuando él presentaba su trabajo cinematográfico y ellos bailaron la Danza...

‘Sin señas particulares’ de Fernanda Valadez: el viaje al infierno de los desaparecidos

  México, 4 Ago.- El hijo de Mercedes le avisa a su madre que se irá a trabajar al otro lado y ella no lo vuelve...

Tercera edición del Festival de Nuevo Cine Mexicano de Durango

  México, 3 Ago.- El FESTIVAL DE NUEVO CINE MEXICANO DE DURANGO tendrá como sedes la sierra O’dam del sur en octubre y, la ciudad de Durango...

‘Yermo’ de Everardo González: la mirada de los desiertos distantes

  México, 1 Ago.- México, Mongolia, India, Estados Unidos, Perú, Islandia, Namibia, Marruecos y Chile; los espacios infinitos de los desiertos son la materia del más...

‘El gran salto’ de Jorge Porras: todo lo que ocurre mientras buscas la gloria  

México, 30 Jul.- Jorge Porras conoce a Luis Rivera desde que ambos eran niños; cada semana coincidían en comidas de domingo que hacían sus padres...

‘Territorio’ de Andrés Clariond Rangel: masculinidades en conflicto

  México, 29 Jul.-Desde su ópera prima, Hilda (2014), Andrés Clariond Rangel busca el debate en sus audiencias. La historia de la mujer de clase alta con nostalgias...

Danza de los diablos, expresión afromexicana de siglos

91103009México.- 'La danza de los diablos' es una expresión de siglos que crearon los pueblos afromexicanos en la región de Costa Chica, que comparten los estados de Guerrero y Oaxaca. Sputnik estuvo en su celebración anual y te presenta esta fiesta clave para la mexicanidad.

Aunque se tardó más de 500 años en hacerlo, el Estado mexicano reconoció en julio pasado que los afromexicanos forman parte de su población, es decir, existen y lo estampó en su Constitución. Sin embargo, más de 500 kilómetros al sur de donde se tomó esa decisión, la tradición se ha mantenido siempre viva en las calles de los pueblos de Costa Chica.

Esta zona recibió la llegada forzosa de africanos que fueron obligados al trabajo en las vaquerías de las haciendas de la región y que a pesar de la dispersión que les impuso la colonia española, logaron crear una manifestación cultural propia que se ha mantenido a lo largo de cinco siglos de generaciones.

"A nosotros no nos interesa ningún premio o que vayamos a un concurso, porque lo mejor es esto, divertirnos nosotros y a la gente del pueblo que lo aprecia", dijo a Sputnik Simitrio Morga Bacho, fundador del grupo de diablos del barrio de la Iglesia, de Cuajinicuilapa, Guerrero, corazón de la zona afromexicana de Costa Chica.

"Son las costumbres que dejaron los antepasados y es bueno que haya alguien que no las deje morir", dijo.

Una región afromexicana

Cuajinicuilapa es un pequeño pueblo costeño, atravesado por la ruta 200, que conecta todos los pueblos de la costa mexicana hasta llegar a Guatemala. Aunque no es el único sitio donde se baila la danza de los diablos, se ha convertido en un su epicentro gracias al resurgir que el grupo de la Iglesia logró con la iniciativa de Don Simitrio.

"La danza se había perdido en Cuajinicuilapa y nosotros empezamos a bailar, por eso mucha gente nos cataloga como los originales", explicó su fundador a Sputnik. "Bailamos como cuatro o cinco años, no estoy seguro, y después empezaron a salir más grupos, al punto que ya hay como siete", explicó.

Los diablos tienen muchas cosas particulares, pero principalmente dos: su baile y sus máscaras. El baile es un zapateo que completa la música y que tiene una postura del cuerpo inclinado, con rugidos y gritos de ¡hurra!, que los presentan por donde van. Las máscaras las hacen los propios danzantes o por alguno de ellos que va innovando según los elementos que pueda conseguir: huesos de animales, pieles para forrarla, cuernos y pelo de caballos y chivos. La Minga y el Tenango son los dos personajes que guían la danza y hacen mover a los diablos con sus látigos y chicotes.

El grupo de la Iglesia entrena cada año a partir del 15 de octubre, sale a las calles el 31 y baila durante tres jornadas a lo largo de los festejos del Día de Muertos. Así, los diablos presentan su danza y son recibidos en una centena de casas donde les convidan tamales, bebidas y un momento de descanso antes de seguir bailando.

Danza de raíz

Don Simitrio toca la flauta, uno de los tres instrumentos que acompañan esta danza. Aprendió cuando tenía unos 30 años, actualmente tiene 69 y está encargado de hacerlo para el grupo del barrio de la Iglesia que fundó a mediados de la década de 1980.

Antes, de niño, cuando tenía unos 10 años, aprendió a tocar la charrasca: una quijada de animal que se acopla para hacer sonar su dentadura. El tercer instrumento es el bote o el bule bote, en referencia al material con el que se elabora este particularísimo instrumento de percusión.

"A ese bote que cargamos le cambié la forma de hacerlo, la elaboración. Abajo le pones bejuco chupamiel, que le llamamos aquí y que no se quiebra fácilmente, se presta para eso", explicó el artesano fundador, que sobrevive de sus trabajos de albañilería. Eso se ata a una especie de calabaza que en la zona se le conoce como bule o bule de cintura. "Antes se sembraba aquí, pero se perdió la semilla", dijo.

Aunque la mayor preocupación actual de Don Simitrio es lograr que la danza continúe cuando él ya no esté para lo que algunos de los muchachitos que ahora bailan aprendan también a tocar la flauta que ahora él tiene encargada.

Adán Mariche Pérez tiene 30 años y casi 20 bailando. Don Simitrio lo señala como el integrante más antiguo del grupo, además de Don Tomás González, que es también fundador como Simitrio. Adán espera que Dios mediante la danza tenga mucho futuro. Él, como Don Simitrio, la aprendieron solos o más bien, sin que nadie más que el entorno se las inculcara.

Su papá, Javier Mariche Pérez la bailó y también su abuelo, y él, dice, quiere continuarla a su vez. "Hay mucha gente que toma esta danza como negocio, pero nosotros no lo tomamos así, sino como un afecto que le tenemos a las costumbres. No queremos que se pierda. Así como mi padre y mi abuelo bailaron, tal vez mis hijos lo hagan también", dijo.

"En el país a los pueblitos casi no nos toman en cuenta pero sabemos que tenemos una gran riqueza. De nuestros pueblitos salen nuestras mejores costumbres, que en la ciudad se pierden o más bien, que las dejan perder", opinó Adán. "Aquí en los pueblitos conservamos las costumbres que vienen a poner en alto al país", concluyó.

 

/I/Sputnik/ECA
Modificado por última vez enSábado, 09 Noviembre 2019 15:42

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

La huella de carbono digital: internet también ensucia el planeta

Por Mesa de Redacción

San Francisco.- Aunque apaguemos la luz y desenchufemos los aparatos eléctricos, cada uno de nosotros...

Caribe mexicano: paraíso de sargazo

Por Manuel Ortiz Escámez

Playa del Carmen. — Es sábado al mediodía. En algunas de las principales playas del...

Incubadora fortalece al talento de la moda para que su idea sea un éxito

Por Lucía Lizárraga Castro. Corresponsal

  Guadalajara, 2 Mar .- Considerando que a Guadalajara se le conoce como “capital de la...

En el amor comprado, ella pone las reglas

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- Como desde hace cinco años, María espera sentada sobre un banco de plástico la...

Barro canelo, técnica alfarera ancestral que enorgullece a tonaltecas

Por Lucía Lizárraga Castro. Corresponsal

Tonalá, Jal.- El orgullo más grande de los tonaltecas es la alfarería con barro canelo...

La mujer que da mantenimiento a las torres de comunicación más altas del país

Por Norberto Gutiérrez

México.- Todos los días, Yaneth de los Santos sube hasta 70 metros para dar mantenimiento...

Migrantes y el camino por el "sueño americano"

Por Óscar Vallejo

Tijuana.- Miles de centroamericanos cada año dejan sus hogares y emprenden su viaje en busca...

Helados "Mi Juanita" deleitan el paladar de famosos como Gene Simmons

Por Elizabeth Escobar Lima

México.- “Mi Juanita” es una exitosa nevería que por tres generaciones ha deleitado el paladar...

Tapachula es el trampolín para los haitianos

Por Gerardo Avendaño

*Los migrantes caribeños, antes de llegar a Estados Unidos o Canadá, recorren más de 14...

Puntos de vista...