Sábado, 25 de junio de 2022 | Año XXI | No: 7879 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Cine a la luz de la luna, entre áboles y estrellas: 10 años de ElCineClub

  México, 25 Ago.- Visiten Playa del Carmen, en Quintana Roo, y dense una vuelta, miércoles o viernes en la noche, por el Parque La Ceiba. Encontrarán media centena de camastros y una gran pantalla que exhibe una película, por lo regular mexicana. Y una audiencia que poco tiene que ver...

‘Laberinto Yo’eme’ de Sergi Pedro Ros: la dignidad de la tribu

  México, 5 Ago.- Sergi Pedro Ros conoció a miembros del pueblo Yaquí en Veracruz, cuando él presentaba su trabajo cinematográfico y ellos bailaron la Danza...

‘Sin señas particulares’ de Fernanda Valadez: el viaje al infierno de los desaparecidos

  México, 4 Ago.- El hijo de Mercedes le avisa a su madre que se irá a trabajar al otro lado y ella no lo vuelve...

Tercera edición del Festival de Nuevo Cine Mexicano de Durango

  México, 3 Ago.- El FESTIVAL DE NUEVO CINE MEXICANO DE DURANGO tendrá como sedes la sierra O’dam del sur en octubre y, la ciudad de Durango...

‘Yermo’ de Everardo González: la mirada de los desiertos distantes

  México, 1 Ago.- México, Mongolia, India, Estados Unidos, Perú, Islandia, Namibia, Marruecos y Chile; los espacios infinitos de los desiertos son la materia del más...

‘El gran salto’ de Jorge Porras: todo lo que ocurre mientras buscas la gloria  

México, 30 Jul.- Jorge Porras conoce a Luis Rivera desde que ambos eran niños; cada semana coincidían en comidas de domingo que hacían sus padres...

‘Territorio’ de Andrés Clariond Rangel: masculinidades en conflicto

  México, 29 Jul.-Desde su ópera prima, Hilda (2014), Andrés Clariond Rangel busca el debate en sus audiencias. La historia de la mujer de clase alta con nostalgias...

¡Bara, bara! libros del acervo de José Luis Cuevas se rematan a 25 pesos

- Hijas del pintor los ubican en un puesto ambulante de libros de viejo en la Ciudad de México

México.- Hace unos días un tuit alertó a Mariana, Ximena y María José Cuevas del remate del acervo bibliográfico que con pasión y entrega había reunido en vida su padre, el artista plástico José Luis Cuevas.

“Lo que uno encuentra por 25 pesos afuera de mi trabajo”, publicó Rodrigo Flores Sánchez (@mironesdepalo), acompañado de una imagen en la que se muestra la primera página del libro “El Atentado”, con una dedicatoria de Jorge Ibargüengoitia para el pintor.

De inmediato las muestras de apoyo a través de mensajes hacia las hijas del pintor y escritor comenzaron a fluir en las redes sociales. La indignación por la desarticulación del acervo tocó incluso el corazón de actrices como Adriana Barraza, Patricia Reyes Spíndola y Carmen Beato, por mencionar algunas.

Expertos como Eduardo César Cabrera Núñez, quien por 14 años fue el bibliotecario, archivista y biógrafo de José Luis Cuevas, consideraron que al desarticular una colección, ésta pierde por completo su valor cultural e histórico.

Indignado por el hecho, Cabrera Núñez sostuvo que con esta acción se pierde un importante legado que era para México. “La idea de José Luis era que su acervo sirviera de consulta. Él era un hombre de obsesiones y una de ellas era que este material se conservara para consulta del público, críticos, periodistas, para quien quisiera”, anotó.

En el libro de la inauguración del Museo que lleva su nombre, José Luis Cuevas escribió: “Nunca adquirí obras con la intención de especular con ellas ni para que permanecieran enclaustradas en mi casa para ser vistas sólo por aquellos que tuvieran acceso a mi privacidad.

“Las colecciones de los artistas plásticos acaban siendo públicas. Hay ejemplos no solo en México sino en el resto del mundo. Al casarme con Bertha, ella supo que lo que iba acumulándose sería algún día patrimonio nacional. Ni en los momentos de penuria se nos ocurrió vender nuestras posesiones artísticas. Mis hijas Mariana, Ximena y María José, al crecer, compartieron con nosotros esta intención”, se lee.

A decir del bibliotecario, el acervo de Cuevas era, en su conjunto, un tesoro invaluable, porque tenía diccionarios, enciclopedias, libros de cine, arte, literatura, rarezas, y cuidaba mucho que estuviera debidamente identificado.

En entrevista, Cabrera confirmó que el escultor e ilustrador mexicano sellaba con su nombre cada ejemplar que conformaba su biblioteca. “Todo libro que pasara a pertenecer a su acervo tenía sellos, algo muy característico era que lo ponía generalmente en la página en blanco”, apuntó.

Entregan el lote de libros a 4 mil pesos 

El señor Ricardo Galicia lleva 40 años vendiendo libros de viejo y compartió que hace apenas un par de semanas un conocido que le surte material llegó con un triciclo repleto y le pidió cuatro mil pesos por el lote.

“Ya le sé a esto y pues las cajas traen de todo y sí salen, poco a poco, pero sí se venden, y me deja que le vaya pagando de poco en poco”, dijo a Notimex sorprendido porque no éramos los primeros que le preguntábamos sobre cómo había conseguido esos libros.

Y es que días antes, las hermanas Ximena y María José Cuevas habían ido a visitarlo. Según cuenta Don Ricardo, llegaron y comenzaron a levantar varios libros. “Solo abrían la portada, juntaron un bonche y le preguntaron a mi ayudante a cuánto los daba (...) sacaron su cartera y pagaron lo que les dijimos”.

Recuerda que se sorprendió porque sin reparo alguno sacaron su cartera y pagaron. “Una de ellas me abrazó dos veces y me dijo: Muchas gracias. Sabe, José Luis Cuevas era mi papá”, compartió Ricardo Galicia mientras miraba sus libros sobre el suelo.

Este es el negocio que más frutos le ha traído luego que la venta de periódicos ya no le resultara rentable y asegura que quien se los distribuye es un joven que los trae de las casas ricas del Pedregal.

“He tenido libros con más de 100 años de antigüedad y la gente me dice: Usted vende buenos libros. La gente sabe lo que es bueno y se los llevan”, mencionó con gran entusiasmo y una sonrisa pícara.

Don Ricardo, de avanzada edad procura agacharse lo menos posible, por eso tiene a su lado a un ayudante. Sin embargo, al ser su negocio es él quien llega primero para poner su lona sobre el suelo y así evitar que los libros se maltraten más.

“Llego a las cinco de la mañana y levanto como las cuatro y media o cinco de la tarde”, compartió Don Ricardo, quien lee uno que otro de los libros que vende. Sobre todo los relacionados con Dios.

Tanto Ximena como María José Cuevas escribieron en sus redes sociales que si bien habían intentado recuperar la mayor parte de los libros de la biblioteca de su padre, habían dejado en aquel puesto algunos para el disfrute de otros lectores.

“Me consuela pensar que de menos esos libros no se están empolvando (...) ahora están viajando, cayendo en manos de personas que los sabrán apreciar. Que sepan que tienen un cachito de una historia extraordinaria y de muchos años de ir formando con amor una biblioteca”, escribió María José Cuevas en su perfil de Facebook.

Y Notimex constató que en aquel puesto de libros de viejo aún hay títulos con el sello de José Luis Cuevas. Su precio es una ganga, cuestan de 25 a 35 pesos dependiendo el tamaño y las ilustraciones que traigan.

¿Pero de donde provienen esos libros?

A decir del bibliotecario Eduardo César Cabrera Núñez, estos ejemplares pueden haber salido de la casa familiar ubicada en la calle de Galeana 109, en San Ángel, que fue diseñada en 1968 por los arquitectos Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, y que hace algunos años fue remodelada.

“Infinidad de veces estuve en su estudio de la calle Galeana. De ese espacio salió el pie de acervo que constituyó la biblioteca del Museo José Luis Cuevas, que dicho sea de paso también ha sido desmantelada por la viuda del artista”, refirió Cabrera Núñez.

Según recuerda el archivista, en ese estudio también se resguardaba el acervo sonoro que reunió Cuevas, así como una carta firmada por Maximiliano de Habsburgo, la cual estaba enmarcada.

La voluntad de José Luis Cuevas, recordó el entrevistado, era que ese estudio se conservara tal cual para hacer algo similar a la Casa Estudio Diego Rivera. “Cuando yo iba no paraba de mirar hacia todos lados, era un mundo que ver (...) había libreros repletos, estaban recargados en las paredes, en muebles, por todos lados había objetos invaluables”, apuntó.

Esta desarticulación al acervo de José Luis Cuevas viene de años atrás, incluso antes del fallecimiento del artista plástico, y pese a que sus hijas se acercaron a pedir apoyo a autoridades federales y locales de la pasada administración, éstas argumentaron “que no podían interferir porque se trataba de un conflicto familiar”, de acuerdo con declaraciones de Ximena Cuevas.

Viuda de Cuevas dará en breve su versión 

A través de Facebook, el artista plástico Agustín Portillo, amigo cercano a la viuda de José Luis Cuevas, Beatriz del Carmen Bazán, subió videos y fotos de la supuesta biblioteca de la casa-estudio Galeana 109.

No obstante, el bibliotecario Eduardo Cabrera Núñez aseguró que las imágenes que muestra Agustín Portillo corresponden a la biblioteca que existe en la casa del matrimonio Cuevas Bazán.

“También conocí esa biblioteca y ni en cantidad ni en calidad se compara con la biblioteca de la casa-estudio Galeana”, agregó el experto, quien trabajó más de una década bajo las órdenes de José Luis Cuevas y convivió con él y su primera esposa, Bertha Riestra.

Con el objetivo de dar voz a las partes involucradas, Notimex buscó a Agustín Portillo, quien a través de un mensaje privado de Facebook ofreció una disculpa por no poder atender la entrevista e informó que en su momento la señora Carmen Cuevas hablará con los medios.

 

/MAY/LRL
Modificado por última vez enLunes, 08 Abril 2019 11:39

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

Yolixpa, el aguardiente milenario vigente por sus propiedades curativas

Por Maricruz Gonzáles May. Enviada

* En la sierra poblana existe una fábrica de este licor que busca preservar la memoria...

De mejor humor y con más fluidez, automovilistas cargan gasolina

Por Mesa de Redacción

Por Mariángel Calderón México.- Poco a poco el servicio de gasolina se comienza a restablecer en...

Cierra parque acuático Tecómitl a un día de inaugurado en Milpa Alta; detectan riesgos para…

Por Norberto Gutiérrez

México.- A un día de inaugurado, el Parque Acuático Tecómitl se encuentra cerrado debido a...

El Ceibo: la frontera del retorno

Por Ernesto Alvarez

México.- Aunque el principal despliegue de la Guardia Nacional como cuerpo de fuerza para detener...

Islas Marías, de una prisión a un centro para el aprendizaje

Por Angélica Guerrero. Enviada

  Islas Marías.- El ciclo de vida como Centro Penitenciario terminó en Islas Marías y ahora...

El mariachi, referente de la música tradicional mexicana

Por Norberto Gutiérrez

México.- Escuchar el inconfundible y rítmico rasgueo de la vihuela, la guitarra, el guitarrón, y...

Cempasúchil, embellece el camino al Mictlán

Por Quetzalli Blanco / Yaremi Escobar

México.- Cempoalxochitl, de origen náhuatl que significa “flor de veinte flores”, es desde la época...

Una cata de ‘mota’ para difundir la cultura canábica

Por Ernesto Alvarez

México.- En la Ciudad de México se multiplican los espacios que defienden el uso lúdico...

Con rostros adormilados y una hora menos de sueño comienzan su día en el Metro

Por Adolfo Sánchez Venegas

México.- Empieza a clarear en la Ciudad de México y miles de personas con rostros...

Puntos de vista...