/** +/ A pesar de TODO, Gerardo Ruiz Esparza sigue en el cargo | Infórmate Diario

Sábado, 22 de julio de 2017 | 09:37 | Año XVII | No: 6080 | CEO: Francisco J. Siller | Directora General: Rocío Castellanos
Spanish Arabic Bulgarian Catalan Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Czech Danish English Filipino French German Greek Hebrew Hungarian Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Slovenian Swedish Turkish Ukrainian Vietnamese
A+ A A-

Todas las Columnas

A pesar de TODO, Gerardo Ruiz Esparza sigue en el cargo

*Negligencia, corrupción y opacidad la gestión del Titular de la SCT
Luis Repper Jaramillo*
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luis RepperBajo el cobijo de la corrupción, la negligencia, la simulación y todos los males que existen en un gobierno fallido, el gabinete de Enrique Peña Nieto pone una rayita más a la pésima administración 2012 – 2018 que todos los mexicanos deseamos termine (antes) ya.
Lamentablemente esta vez el “error” provocó 2 víctimas fatales, Juan Mena López y Juan Mena Romero, padre e hijo, que murieron por la incapacidad en dos vertientes: la caída de su auto en el socavón de 10 metros de profundidad, que se abrió en el Paso Express, de la Autopista México Cuernavaca (apenas inaugurada por EPN en abril) y segundo por la tardía reacción de los cuerpos de emergencia de Morelos, Federales y de la CDMX, que tardaron 120 minutos (dos horas) en actuar, provocando que ambos agonizaran ese lapso muriendo de asfixia y por el tremendo impacto del vehículo con el suelo.
En este caso el peritaje debe arrojar, de entrada, homicidio imprudencial y lo que resulte.
El responsable tiene nombre y apellido Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) por su negligencia, falta de supervisión de la obra, colusión y corrupción en la asignación de los trabajos.
La puesta en marcha del libramiento se dio en una campaña/festín mediática privilegiando su magnificencia y exhibiendo loas, felicitaciones, alabanzas, alharacas, a Enrique Peña Nieto. Incluso (se exhibe en redes sociales) un video en el que a bordo de su automóvil, Ruiz Esparza, hace el recorrido por la vía presumiendo la grandeza de la construcción.
Con voz y rostro triunfalista, el titular de la SCT, conduciendo el coche, habla de las bondades de la obra. Presume el acompañamiento de Clemente Poon Hung, Director General de Carreteras, de la dependencia y de José Luis Escobedo, Director General del Centro SCT, en Morelos, que son, dijo “los responsables de la ejecución de esta importante obra” … bueno, PGR, ahí tiene a los tres primeros responsables de la tragedia que costó la vida de dos usuarios, cuya inversión tuvo un sobre precio de más de mil millones de pesos, pues inicialmente se presupuestó en Un mil millones y terminó costando 2 mil 236 millones de pesos.
Desde luego la línea de investigación debe seguir a los constructores, concesionarios, responsables de la obra, para que paguen con prisión su negligencia, corrupción, complicidades, etc. que debe extenderse hasta Parque Lira y Constituyentes, porque el inquilino de Los Pinos, sabía, estaba informado puntualmente por su amigo y paisano, Gerardo Ruiz. De esta investigación judicial todos los responsables están coludidos.
Y lo peor, como sucede en este sexenio… no pasa nada, Ruiz Esparza sigue en el cargo, el único despedido es el Director del Centro SCT, José Luis Escobedo, pese a que el desempeño del mexiquense, ha sido desastroso y dañino para la imagen pública y personal de su jefe.

No es la primera ocasión en que el dueño de la SCT exhibe las ineficiencias del gobierno fallido. Le recordaré algunas. La suspensión del proyecto de Tren Bala, México Querétaro, debido a actos de corrupción en la “licitación” de la obra, que por dedazo se había asignado al Consorcio encabezado por empresarios orientales de la Ferroviaria China Railway CCL, y las mexicanas GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana, Constructora Teya y GHP Infraestructura Mexicana, bajo las sospecha de haber “ganado” por amiguismo, corrupción y privilegios.
En la convocatoria del proyecto participaron 16 empresas más, quienes al descubrir la opacidad del concurso, obviamente organizado por la SCT y Ruiz Esparza, decidieron “retirarse” no sin antes acusar actos de corrupción, favoritismo y amiguismo, que se convirtió en una vergüenza internacional y de lo cual no pasó nada, simplemente se suspendió bajo el peregrino argumento presidencial de “dar más transparencia y claridad para que no haya dudas sobre el proyecto”… bueno, las dudas y opacidad justamente fueron los argumentos de los 16 grupos concursantes, al grado de que el Proyecto Tren Bala Méx-Qro, quedó suspendido en definitiva. El culpable fue Ruiz Esparza y… no pasó nada. Sigue en el puesto.
Cuando la televisión mexicana pasó de analógica a digital, dentro de la Reforma en Telecomunicaciones del gobierno peñista, también Gerardo Ruíz Esparza se vio involucrado en actos de corrupción. Malévolamente, en vez de ordenar sólo que la población comprara su decodificador y/o entregarle un bono para cambiarlo por ese aparato, no, el Secretario de Comunicaciones y Transportes, tuvo la “brillante” idea de “regalar” 14 millones de pantallas de plasma por todo el país y así lo hizo, pero cuando la Auditoría Superior de la Federación realizó una investigación, detectó corrupción, opacidad y robo, pues en su informe final sustentó un faltante de más de 400 mil televisiones (pantallas) que en la SCT jamás notificaron en dónde están. Y no pasó nada, Ruiz Esparza siguió en el cargo.
Las talevisoras afines al Sistema callaron, no mencionaron nada. Complicidad
Y sigue “la mala suerte” a Ruiz Esparza, ¿destino o incapacidad?
En mayo de 2015, una falla más, esta tal vez no atribuible directamente a él, pero sí una frustración enriquecida del gobierno fallido. El satélite de comunicación Méx-Sat-1 o “Centenario” que sería orbitado por el cohete Proton M, de la empresa rusa Launch Services, se estrelló en Siberia oriental cuando realizaba la tercera fase de separación, perdiéndose nuestro satélite, cuyo costo para el erario nacional fue de 7 mil 500 millones de pesos. Simplemente nada pasó. Se recuperó parte del gasto, (seguro) por su construcción y lanzamiento.
Incapacidad, colusión, indiferencia o participación. Las patrullas de la Policía Federal (de caminos) bajo la responsabilidad de la SCT, son una calamidad, sus tripulantes más que servidores públicos, son auténticos facinerosos, asaltantes, extorsionadores de choferes del autotransporte de carga (traileros), que están obligados en los “retenes” de las carreteras libres o autopistas, al “entre”, “la cuota”, el cochupo, para seguir su camino.
Si se oponen o ignoran la presencia de la patrulla en la vera del camino, son alcanzados por la “autoridad” y obligados a abrir las puertas de la caja para una revisión rutinaria. Se han dado casos en que los policías de caminos “siembran” droga, armas o sustancias, incriminando al conductor como traficante… Y qué pasa… nada, Ruiz Esparza no ha querido someter a esta “hermandad” policiaca que se ha convertido en terror de las carreteras, especialmente para los conductores de transporte de carga.
En el sexenio de Enrique Peña Nieto, como gobernador del Estado de México, su coterráneo Gerardo Ruiz, fue designado Secretario de Comunicaciones, oportunidad que tuvieron ambos, de privatizar todas las carreteras desde y hacia la entidad, de la mano con los dos grupos constructores favorecidos en obra pública, vialidades, carreteras y vivienda, por el inquilino de Los Pinos: OHL y Grupo HIGA.
En todas las obras estuvo el ojo, la mano y el bolsillo de Ruiz Esparza, al grado de que varios empresarios pequeños, ciudadanos y abogados interpusieron denuncias penales contra el “asesor y consejero” personal de Peña, por corrupción, opacidad, favoritismo, amiguismo y más… ¿Y qué pasó?... nada, siguió siendo Secretario de Comunicaciones del Estado de México y como premio, su cuate, lo nombra en 2012 titular de la SCT, cometiendo desde entonces errores, fallas, trampas, omisiones, y ahora hasta homicidio imprudencial.
Ruiz Esparza también trabajó con Alfredo del Mazo González cuando gobernó el Edomex, de ahí su amistad, apoyo y diligencia con el pseudo ganador de la elección mexiquense Alfredo del Mazo Maza, a quien apoyó con dinero y actos presenciales disfrazados como beneficios sociales del gobierno federal durante la campaña a la gubernatura. Cinismo y corrupción en todo se esplendor.
Pese a todas estas calamidades de Gerardo, y tras el deceso de Juan Mena López y Juan Mena Romero (padre e hijo) en el Paso Express de Cuernavaca por el socavón, el Secretario de Comunicaciones y Transportes sigue en el cargo, sin pena, ni gloria, gozando de las bondades de la amistad, protección, vehemencia y solapasión de Enrique Peña Nieto, sin que los mexicanos de bien (como usted y yo. No los políticos y funcionarios) comprendamos esta debilidad oficial de la Presidencia de la República y del Congreso (diputados y senadores) quienes deberían exigir la renuncia –no la comparecencia- de Ruiz Esparza por corrupción, colusión, opacidad, incapacidad y más.
En un país con gobierno decente, democrático, digno, honorable, transparente (NO ES EL CASO EN MEXICO) un sujeto como Ruiz Esparza, hubiese renunciado o suspendido (pese a su fuero constitucional) para seguirle juicio penal por todas sus fechorías, a la que hoy se suma el fallecimiento de dos personas cuyo único error fue haber utilizado la carretera pésima y corruptamente construida, de la que los responsables intelectuales, ampliamente mencionados, gozan de cabal y vergonzosa impunidad.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU)

Reportajes y Especiales

Prev Next

Visit the best review site bbetting.co.uk for Bet365 site.

Infórmate.com.mx ©2000-2016. Derechos Reservados. Registro Indautor 04-2014-020610124900-203.