Domingo, 23 de noviembre de 2014 | Año XIV | Número: 5107 | CEO: Francisco J. Siller | Directora General: Rocío Castellanos
Hilo de Noticias
28384119

Hay 5482 lectores y un editor

El milagroso Cristo de Chalma

 

El Altar Mayor en Chalma.El Altar Mayor en Chalma.Ir a al Santuario del Señor de Chalma, perteneciente al municipio de Malinalco, no es sólo recorrer el camino de la fe y esperanza, sino de la belleza y la poesía. Por eso cuando se llega, de pronto hay mucha gente con una hermosa corona de flores de vivos colores en la cabeza; es un ritual que tiene que hacer alguien que visita por primera vez este santuario; cuya milagrosa aparición data de 1539. Así, el peregrino debe bailar una danza como la “sienta”, luego se introduce al ojo de aguas cristalinas que se encuentra por ahí, para después entrar a la iglesia limpio, coronado y purificado.

En el mes de julio se celebra el aniversario del glorioso del santo Cristo, motivo de innumerables peregrinaciones y la que más visitantes registra; aún cuando todo el año hay gran cantidad de personas que acuden al santuario.

Ya se oye a lo lejos el estallido de los cohetes, que el eco de las barrancas y cerros se encarga de repetir por todo el ámbito. Perdido entre las peñas se escucha el canto triste y doliente de los “alabados”

“Glorioso señor de Chalma,

Padre de mi corazón,

Yo adoro con toda mi alma,

Tu dichosa aparición…”

Ahora las detonaciones son más fuertes y los cantos aumentan de intensidad. Esta llegando a las puertas del atrio la larga y gruesa columna de la primera peregrinación.

Ha comenzado ya la fiesta. Los devotos llegan cansados, bañados de sudor, cubiertos de polvo, con algún jirón en las ropas o una herida en los pies; pero con un fe grande, inmensa, inconmovible, pues muchos han venido caminando de Toluca, y de otros municipios y estados.

Se escucha el tintineo de las campanas incesantes, el incienso se escapa de sus pebeteros de barro y sube en continuas espirales. Forman un verdadero borque los estandartes, las banderas y los carteles que portan tantos fieles. Ellos traen la imagen del señor de Chalma en el sitio de honor, acompañado de los santos principales de sus respectivos pueblos.

Llevan en charolas y bandejas los regalos para el milagroso Cristo: cendales, ornamentos, utensilios para el servicio del altar, ceras, inciensos, limosnas y flores.

Los sacerdotes salen a recibirlos, y al tener ante su vista la imagen del señor de Chalma crucificado, estallan en sollozos y le confían sus penas a viva voz sin importarles la presencia de los demás; porque para ellos en ese momento sólo está Dios, quien es el único que puede remediar sus penas.

Todos sus sufrimientos se han dado cita aquí para ser aliviados. Todas las necesidades esperan el remedio oportuno; todas las enfermedades esperan ser piadosamente curadas.

Aquí vemos la plegaria espontánea, sencilla y confiada de los fieles; ¡ellos le hablan al milagroso Cristo con el corazón en los labios!

Y a esta peregrinación, siguen otras más; inmediatamente la iglesia y el convento se ven invadidas de visitantes, ¡ya no hay espacio! A algunos sólo les queda buscar la sombra protectora de un árbol o una peña, pero para ellos estas incomodidades no son nada, porque así tienen la oportunidad de ofrecerle al señor un sacrificio.

Esa sangre que escurre de sus rodillas es el sacrificio para expiar sus culpas o para hacer una promesa o quizás una petición al santo señor.

Pasan gran parte del día en la iglesia. Arrodillados o sentados pero con una vela en la mano, con los ojos fijos en la imagen, reflejando en su rostro una tranquilidad y una serenidad total.

No se dan momentos de reposo, siguen entonando alabanzas. Aún en la noche siguen cantando; y muy temprano se levantan de sus improvisados lechos para continuar con sus cantos.

Y prosiguen también con sus penitencias y oraciones, remanso espiritual para sus almas, sabedores de que en ese lugar de recogimiento ya dieron gracias al señor y tal vez le piden otros beneficios; o bien arrepentirse llorando por sus pecados.

Muchos suben las escalinatas hacia el nicho del Santo Cristo de Chalma, al cual se le puede identificar por la cruz ochavada con cantoneras de plata; por la nube que tiene a sus pies y en la que flotan tres serafines plateados; y por el par de jarrones con flores que tiene en los lados. Pero los visitantes no se fijan en esos metales preciosos, sólo quieren tocar la imagen y besar sus pies desnudos y sangrantes.

Otros fieles van al lugar donde les permiten dejar encendidas sus veladoras, muchos “limpian” su cuerpo con ellas, rezan una fervorosa oración y prometen o piden por sus familiares y amigos.

Fuera del templo hay un sitio exclusivo para pegar recuerdos de los agradecimientos por los dones o milagros recibidos, se pueden observar a los peregrinos que con toda devoción colocan fotos, diplomas por conclusión de estudios, pinturas, cruces, por salir bien de una operación, por lograr tener un hijo, porque volvió alguien secuestrado, etcétera.

Algunos, como Abel Mariano Juárez, proveniente de Santiago Tianguistengo, se dirigió a la sección de juramentos, compró uno por diez pesos y juró para no tomar bebidas ni drogarse por diez meses. Previamente, desde el atrio hasta el templo entró de rodillas y dejo una “colita” de su cabello para que el santo Cristo le de “fuerzas” para cumplir su promesa.

Mariano Juárez dice que cuando llegó hasta la imagen sintió gusto, emoción, tranquilidad y una fe inquebrantable para cumplir el juramento.

Es una algarabía de paz y oración. Pero no todos los fieles proceden así. Hay quienes después de la visita obligada al santuario, se entregan a la embriaguez, pues muchos sólo van por curiosidad y diversión. Es la parte profana de la fiesta

Aunado a los fuegos pirotécnicos, tocan grupos musicales y bandas, por lo que la gente baila al compás de la música. Y por supuesto no pueden faltar las danzas que ponen la nota alegre con sus trajes multicolores y la variedad de sus movimientos.

Todos los danzantes que concurren al santuario obedecen al motivo religioso. Las personas que integran estos grupos van a cumplir promesas que pueden abarcar toda la vida o algunos años.

Existen muchos grupos de danzantes, pero los que asisten durante la fiesta de conmemoración de la aparición del señor de Chalma, son los integrantes de danzas prehispánicas. Y aunque son idénticas en indumentaria, movimientos y música, han adoptado distintos nombres para identificarse. Y así hay Danza Azteca, de Concheros y la de la Conquista.

Quién no conoce estas danzas que evocan antiguos ritos paganos. Ellos han contraído el compromiso de acudir a las fiestas de los grandes santuarios y basílicas, por lo que se les puede ver tanto en Chalma como en los Remedios o la Basílica de Guadalupe.

Y cuando llega el día del retorno, pues unos se quedan de uno a tres días, organizan de nuevo la columna, toman sus imágenes, enarbolan sus estandartes, pulsan otra vez sus campanillas, renuevan el fuego de sus pebeteros y con lágrimas en los ojos se despiden del santo Cristo, haciendo más dramática su despedida y entonan:

“Adiós Cristo milagroso,

Adiós brillante lucero,

Adiós santuario dichoso,

Hasta el año venidero…”

Cuando se aleja la última peregrinación, el poblado vuelve a disfrutar de su soledad brevemente, pues al siguiente sábado o domingo continúan los visitantes.

Pero Chalma también está sembrada de leyendas, ya sea por invención de los devotos o por la imaginación de los pobladores, entre las más populares se encuentran las siguientes.

Cuentan las voces anónimas que el señor de Chalma es un Cristo castigador, entonces dicen que si no cumplen una promesa los penaliza con la “salación”, o los convierte en “piedra”, así cualquier peña grande que ven piensan que es una persona. Pero los sacerdotes señalan que sólo es producto de ignorancia, superstición y resabios de paganismo.

Otra leyenda se relaciona al ahuehuete, árbol ancestral en cuyas raíces nace un manantial y que la gente ve con veneración porque cree que es sagrado y hasta milagroso.

Una más se refiere a las cruces. Todo visitante que va llegando a Chalma, puede ver a lo lejos que la mayoría de los cerros ostentan crucen. Cada una de ellas a grupo de danzantes o devotos. Todos los años, en la fiesta del Espíritu Santo las bajan al atrio de la iglesia, las pintan, adornan y las vuelven a subir. Bailan junto a ellas y pasan la noche “velándolas”, lanzan luces o fuegos pirotécnicos, pero este ritual no tiene nada que ver con lo religioso, sólo son costumbres que se vuelven leyenda.

Otro mito tiene ver con el río que rodea al convento y al santuario, pues le atribuyen propiedades milagrosas por su cercanía con el señor de Chalma, por lo que los fieles se meten a sus aguas esperanzados en sanar de sus dolencias..

Hay otra que se refiere a las siete visitas, los pobladores aseguran que el visitante está obligado a asistir siete años consecutivos, para ganar indulgencias.

Pero eso sólo son leyendas. Sin embargo, la familia Rueda Valladares, oriunda de Ecatepec, cuentan que ellos ya tienen la tradición de visitar este poblado desde hace 40 años sin fallar ni una sola vez. Vienen papás, tíos, abuelos, hijos, sobrinos, nietos, etcétera.

“Cuando llegamos a la iglesia sentimos una explosión de alegría y felices de haber cumplido un año más de visita”. Se quedan dos o tres días, por lo que disfrutan de la rica barbacoa de horno, quesadillas de huitlacoche o tlacoyos; pero también tienen 40 años de comer en el mismo lugar. Disfrutan del pulque cien por ciento natural, o agua miel o de plano un sabroso campechano.

¿Ya se les antojo verdad? Pues usted también puede llegar a este pintoresco pueblito por la carretera La Marquesa-Chalma con automóvil. Ahora que si prefiere el autobús, existen tres líneas de transporte en el metro Observatorio. Recordemos que Chalma está situado al sureste del Estado de México y próximo a los límites de Morelos y Guerrero.


 

RSS Syndicator

Campus Campus Ciudad Ciudad Deportes Deportes Dinero Dinero Escena Escena Estilo Estilo Mundo Mundo País País Política Política Turismo Turismo
Noticias en tu Correo
Obtener la barra de herramientas de Infórmate!Obtener la barra de herramientas de Infórmate!

The Best Bookmaker Betfair Review FBetting cvisit from here.

Infórmate.com.mx ©2000-2014. Derechos Reservados. Registro Indautor 04-2014-020610124900-203.